Carmen March: «Después de cada desfile teníamos charlas constructivas»

Cogió las riendas de la reputada firma española en 2012 y ahora, Carmen March, la directora creativa de Pedro del Hierro, tiene la misión de que la esencia de su creador se perpetúe. «No es un reto, sino un honor», asegura a LA RAZÓN.

–¿Qué consejos le dio Del Hierro cuando fue nombrada directora creativa de la firma?

–Cuando Cortefiel me ofreció el proyecto, les pedí hablar con Pedro para que me contara cuáles eran sus motivaciones y el hilo conductor de sus creaciones. Al reunirme con él, me mostró todos sus archivos. Tenía todo guardado: muestras de tejidos, fotos, bocetos.... Me lo prestó y fue algo muy enriquecedor. Él era mucho más que un diseñador. Me ayudó a entender su concepto de mujer contemporánea y la importancia de un buen tejido.

–¿Seguía al tanto de las colecciones que usted ha presentado desde 2012?¿Le daba su opinión sobre sus diseños?

–Siempre tuvo una actitud fantástica. Yo le hice llegar todas mis colecciones y hablábamos de ellas. Ambos teníamos una líneas rojas comunes, así que nos entendíamos muy bien. Eran conversaciones constructivas e ilusionantes. Hasta el último día, estuvo al tanto de todo lo que pasaba.

–¿Cómo definiría el legado de Del Hierro en la moda española?

–Pedro era consciente de que la moda no era una pasarela. Entendía a la perfección el carácter industrial de nuestro sector. Por eso fue inteligente, y por ello será reconocido en gran manera, al asociarse a unos grandes almacenes para que su trabajo sobreviviera. No fue un paso sencillo. Sus cánones de belleza eran muy clásicos, pero también le interesaba la belleza nueva. Sabía que la moda es cambio per se y buscaba la manera de superarse.