«La punta del iceberg», una historia bien contada con misterio de fondo

El Festival de Málaga presenta la opera prima de David Cánovas

La Razón
La RazónLa Razón

Dos largometrajes a concurso, la cara y la cruz del Festival. Muy bien la primera película de David Cánovas “La punta del iceberg”, una original historia, basada en una obra de teatro de Antonio Tabares. En una multinacional ocurren tres suicidios y llega como investigadora sin la menor idea de en que consiste dicho trabajo una ejecutiva interpretada por Maribel Verdú muy bien. El estrés,el trabajo agobiante al margen de horarios... ¿Es la empresa con su tiránica dirección la culpable de las tragedias? Poco a poco se va viendo lo que de verdad ocurrió y cómo hay influencias al margen del trabajo. Película bien contada a la que sólo achacaríamos un final demasiado feliz y un tanto absurdo. Destacar a Carmelo Gómez quien llena la pantalla. Una película altamente recomendable.

En la cruz, la cinta de Inés París “La noche que mi madre mató a mi padre”. Curiosamente, en los títulos de crédito no aparece ninguna institución pública, aunque si leemos detenidamente el folleto informativo la cosa cambia. Una historia pretendidamente de comedia con todos los actores y actrices desmadrados que carece de la menor gracia. Cuando parece que la historia puede encarrilarse flaquea de nuevo. No se puede justificar que esto suceda con una comedia ya que este género es el más difícil. Y ahí están, para demostrarlo, Luis García Berlanga o Blake Edwards, casi nadie. Detalles tan absurdos desde el guión como una nevera donde sólo hay una lechuga y cuatro tomates, bronca matrimonial por las carencias, cuando luego hay una cena espléndida. Podríamos seguir así, partiendo de un mal guión y una peor dirección.