Darío Villanueva: «Creo en la fortaleza de nuestro idioma»

El director de la RAE responde a la medida de Trump y afirma que el español seguirá creciendo en EE UU

El director de la RAE responde a la medida de Trump y afirma que el español seguirá creciendo en EE UU

–Se ha retirado la página web en español de la Casa Blanca. ¿Qué opina?

–No es sorprendente que haya ocurrido si se tienen en cuenta las declaraciones que hizo Donald Trump cuando era uno de los candidatos electorales. Me recuerda las campañas del «English Only» que tuvieron lugar hace 20 o 30 años. Coincidieron con el momento en que la minoría hispana estaba solicitando el reconocimiento de español como lengua de EE UU. La Constitución de este país no declara a ningún idioma como oficial. Pero la retirada de esta web es una fulminante manifestación, en cuanto respecta a la lengua, de las ideas de Trump.

–¿Cuál es la situación del español en Estados Unidos?

–Hay quien dice que supera en hispanohablantes a España. Pero no lo creo porque la comunidad hispana roza los 55 millones, pero que hagan uso continuo del idioma, sólo son alrededor de 40 millones. Después de México, España sigue siendo el segundo territorio de habla española. Es cierto que existe un crecimiento exponencial de hispanohablantes en Estados Unidos, pero también México crece en número.

¿Puede afectar al Instituto Cervantes y a la expansión del español en EE UU?

–Tenemos que circunscribirnos a la retirada de la versión en español de la página web de la Casa Blanca. El Cervantes tiene implantación en varias ciudades populosas de esta nación y un observatorio del español en Harvard. No debemos presumir de que el cierre de esta web tenga una secuencia de continuidad que perjudique a la actividad meritoria del Cervantes. Además, el Instituto tiene la misión de contribuir al conocimiento español en países donde no se habla.

–¿Debe actuar el Gobierno?

–El Gobierno de España y el de los países que hablan español, pero no sé por qué procedimiento, en el plano gubernativo, podría actuar. La idea que me gustaría transmitir es que no estamos solos, que hay otras naciones que hablan español y todos estamos juntos en esto. Por una razón de proximidad, México será uno de los lugares a los que se deberá prestar más atención.

­–¿Afectará este suceso a la futura expansión del español en ese país?

–Desde luego, no es un buen síntoma ni tampoco una buena noticia, pero creo en la fortaleza de nuestra lengua. En Estados Unidos, el gran avance de los últimos años es el reconocimiento de la importancia que tiene en ese país la comunidad hispana y el español. Es muy significativo que Donald Trump compitiera con candidatos republicanos, y que dos de ellos fueron hispanos. Y que, en las filas del partido demócrata, el candidato a vicepresidente hable español porque vivió en América Latina.