Actualidad

¿De qué ha muerto Camilo Sesto?

La muerte del artista fue provocada por un fallo renal por el que había ingresado en el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

La muerte del artista fue provocada por un fallo renal por el que había ingresado en el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

Publicidad

La cuenta oficial de Twitter de Camilo Sesto comunicaba esta mañana temprano la muerte del artista, que fue provocada por un fallo renal por el que había ingresado en el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid (Pozuelo de Alarcón, Madrid), según ha apuntado el representante del cantante, Eduardo Guervós. En la madrugada del sábado al domingo habría sufrido dos paros cardiacos, el segundo de los cuales le habría provocado la muerte.

En declaraciones a TVE, el representante ha explicado que el estado de salud del artista se encontraba "muy deteriorado" a causa de estas complicaciones renales, por las que ya había sido ingresado el pasado año.

Según revela hoy Ángela Portero en LA RAZÓN, Eduardo Guervós, representante de Camilo Sesto, ha explicado que el pasado martes Camilo acudió a hacerse la que iba a ser su última analítica. El resultado de la misma llevó a sus médicos a anunciarle la necesidad de comenzar en pocas semanas con la diálisis. El artista estaba cansado y su círculo lo achacó a que llevaba casi cuatro días sin dormir.

Publicidad

“Las alarmas saltaron, continúa la periodista, cuando Eduardo advirtió que Camilo parecía desorientado. Su conversación no era lógica y parecía adormecido, lo que les llevó a pensar que había podido abusar de las pastillas de dormir, extremo que el artista negó.

Ayer mismo por la tarde, Guervós y su mujer decidieron llevar al cantante a urgencias, donde fue entubado. Pocas horas después, entraba en parada cardiovascular y, tras media hora de intentos de reanimación, “y cuando ya nadie creía que podría ser reanimado, los médicos de urgencia consiguieron recuperarlo y estabilizarlo”.

Publicidad

“Los médicos nos comunicaron que habían conseguido recuperarlo pero apenas tres horas después volvió a entrar en parada y de esa ya no salió. A la primera persona que llamé para comunicarle la noticia fue a su hijo, que no podía creer lo que le decía. Estaba en shock.”

En agosto de 2018, el cantante, que tenía un hígado trasplantado por culpa de una hepatítis vírica que contrajo en los años ochenta, debió permanecer durante unos días en el hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid) a causa de un cólico nefrítico.

Entonces acudió al centro médico aquejado de un fuerte dolor lumbar, que, tras las pruebas pertinentes, fue diagnosticado como cólico reno uretral. Recibió el alta el 3 de agosto tras superar la complicación.