El Festival de Mérida repasa sus 60 ediciones en una muestra fotográfica

La emoción del drama y el histrionismo de la comedia permanecen esculpidos en los rostros de los actores más señeros de la escena española, protagonistas de la exposición fotográfica con la que el Festival de Mérida celebra 60 ediciones de teatro clásico, un evento al que el público ha vuelto "masivamente".

La muestra, compuesta por 40 imágenes procedentes del archivo de la Agencia EFE y que se inaugura mañana en La Casa del Lector de Madrid, es un repaso a los momentos históricos del festival "y sus figuras emblemáticas del panorama teatral del pasado siglo y del siglo XXI", explica en una entrevista con Efe Jesús Cimarro, director del principal evento del teatro clásico en España.

Cimarro señala en un recorrido por la exposición la que serviría como "imagen fundacional"del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, en la que se ve a Miguel de Unamuno en 1933 leyendo ante un nutrido público la adaptación que hizo de la "Medea"de Séneca por encargo de la mítica actriz Margarita Xirgu.

Eran tiempos en que las representaciones se hacían "a la luz del día, porque no hubo focos hasta los años 50, cuando José Tamayo puso en pie las grandes obras clásicas, y lo convirtió en un festival", apunta Cimarro, empresario y productor teatral, nacido en Ermua (Vizcaya) en 1965.

Ochenta y un años de historia y 60 ediciones que en la exposición concluyen con la imagen de Concha Velasco, que congregó en 2013 con su "Hécuba"a 20.000 espectadores, uno de los récord históricos del festival, junto al "Yo Claudio"de Héctor Alterio en 2004 o el "Lisístrata"de Paco León en 2010.

En el trayecto hasta hoy dejaron también su huella indeleble figuras como Vargas Llosa, Ana Belén, Marisa Paredes o Rafael Álvaraz el Brujo, "distintas perspectivas de actores y actrices que han pisado las piedras del Teatro Romano de Mérida", recuerda Cimarro.

También Paco Rabal y sus interpretaciones del "Edipo"de Sófocles (1954 y 1960), José María Rodero, que representó el "Calígula"de Albert Camus (1963 y 1982) y el auto sacramental "La cena del Rey Baltasar"(1981), Héctor Alterio con "Yo Claudio"(2004), o José Luis López Vázquez, en "César y Celopatra", en 2011.

Autores como Rafael Alberti y Dario Fo fueron también inmortalizados durante los homenaje que les dedicó el festival, como se puede ver en la exposición, en la que destaca una imagen de gran formato de un joven Imanol Arias durante el "Calígula"que representó en 1990.

Cimarro reconoce que los actores famosos de televisión y cine ayudan a popularizar el festival: "Hablamos del teatro más grande de España, con tres mil localidades y llenarlo no es nada fácil, tenemos que llevar figuras que sean un reclamo para una mayoría de espectadores".

Este año, tercero de gestión de Cimarro, las caras más famosas se verán en las comedias "Las ranas", con Pepe Viyuela y Míriam Díaz Aroca; la sátira política "Pluto", con Javier Gurrughaga, y "El eunuco", con Pepón Nieto y Anabel Alonso.

Lo cierto es que Mérida ha consolidado un público en los dos últimos años, con 74.583 espectadores en 2013, 21.191 más que en 2012 y 32.002 más que en 2011.

Para la edición de este año, la venta anticipada supera ya las 12.000 localidades; "el público es sabio, elige lo que quiere ver y está comprando de una forma masiva entradas, si al espectador le ofreces un buen texto, con un buen reparto y una buena dirección, al final el público responde", explica Cimarro, que recuerda que el año pasado el público dejó en caja 1,5 millones de euros.

Apunta también en el haber de la organización la "total libertad"que le da el Gobierno de Extremadura para el "planteamiento y la programación", así como el hecho de que el evento haya sido declarado "Acontecimiento de Excepcional Interés Público", con lo que las empresas colaboradoras pueden acogerse a una deducción fiscal de entre el 30 y el 90 %.

"Esperemos que cunda el ejemplo y el Gobierno acepte otras propuestas para otros festivales, aunque en definitiva lo que hace falta en este país es una buena ley de mecenazgo", ha explicado el empresario teatral.

La exposición fotográfica viajará a Mérida para el festival, que se celebra del 2 de julio al 28 de agosto, y se ampliará con otras 20 fotografías, algunas de las cuales saldrán de su propio archivo.

La efeméride se completará con otra exposición dedicada al emperador Augusto en el Museo nacional de Arte Romano para conmemorar el bimilenario de la muerte del creador del Teatro y Anfiteatro de Mérida, donde se representa teatro desde hace 2.000 años, "una buena herencia de la conquista romana", concluye Cimarro.