Cultura

El mosquito, más letal para el hombre que cualquier guerra

Timothy C. Winegard publica un apasionante e inédito estudio sobre la influencia que han tenido estos insectos a lo largo de la Historia en la evolución demográfica del ser humano.

Timothy C. Winegard publica un apasionante e inédito estudio sobre la influencia que han tenido estos insectos a lo largo de la Historia en la evolución demográfica del ser humano.

Publicidad

A mediados del siglo XIV, la Peste Negra, provocada por la bacteria «Yersinia pestis», transmitida por las pulgas de las ratas, aniquiló al 50% de la población europea (unos doscientos millones de personas en todo el mundo). De los cien millones de indígenas que vivieron en el hemisferio occidental, el 95% murió a raíz de diversas enfermedades durante las diferentes fases de colonización europea empezadas por Colón. La gripe española de 1918-1919 mató a unas 75-100 millones de personas, «cinco veces más que la guerra mundial que contribuyó a que se hiciese viral». Todo esto lo sabía bien el historiador Timothy Winegard cuando se planteó cuál debía ser el tema de su siguiente libro, y una visita al supermercado le dio la clave al encontrar un anuncio sobre un producto que repelía los mosquitos que podían ser portadores del zika, el dengue y el virus del Nilo occidental.

En ese momento, Winegard entendió que sus energías tenían que centrarse en ese insecto, que estaba ausente en la bibliografía académica pese a «su innegable impacto en el discurrir de la historia» en el mundo. El resultado es este fenomenal «El mosquito. La historia de la lucha de la humanidad contra su depredador más letal» (traducción de Joandomènec Ros i Aragonès y Marcos Pérez Sánchez), que no puede tener un inicio más novelesco y contundente: «Estamos en guerra con el mosquito». Y es que, con excepción de algunas zonas contadas del planeta (la Antártida, Islandia, las Seychelles y diversas islas de la Polinesia francesa), hay, dice el autor, un ejército de 110 billones de mosquitos que vuela por la Tierra y que, en más ocasiones de las que nos gustaría, nos han elegido para sus picaduras.

Dudosas defensas

Solo las hembras, hemos de especificar, que están «provistas de al menos 15 armas biológicas letales y debilitadoras que usan contra 7.700 millones de humanos, cuyos mecanismos defensivos resultan dudosos y a menudo perjudiciales para ellos mismos». Incluso el presupuesto de defensa en forma de aerosoles y otros sistemas disuasorios contra tales ataques puede calcularse: anualmente, 11.000 millones de dólares.

Publicidad

Ni sumando las guerras más cruentas se podría llegar a un número mortal tan devastador como el que han provocado los mosquitos a lo largo de la historia. En el año 2018 exterminaron a 830.000 personas. «Nosotros, Homo Sapiens sensatos y sabios, ocupamos el segundo lugar de la clasificación, pues matamos a 580.000 individuos de nuestra propia especie», escribe el autor. No hay animal en el mundo que pueda hacerle sombra, como demostró la Fundación Bill & Melinda Gates, que desde 2000 ha donado más de 4.000 millones de dólares para la investigación sobre los mosquitos. Según uno de sus informes, en lo que va de siglo estos insectos han causado la muerte cada año de unos dos millones de individuos, infinitamente más que los seres humanos, las serpientes, los perros, los tábanos, la mosca tse-tsé y la chinche asesina. La cifra es de vértigo: este insoportable insecto ha provocado la muerte de cerca de la mitad de todos los seres humanos que han vivido: unos 52.000 millones de personas de un total de 108.000 millones a lo largo de nuestra relativamente breve existencia durante 200.000 años, escribe el autor, que ha conseguido un libro apasionante, ameno y asombroso página a página.

Reino de los dinosaurios

Publicidad

Pero, por supuesto, el mosquito no tiene poder alguno mortuorio, sino que es el transmisor de ciertas enfermedades que a menudo son letales; es más, muchas, sin la existencia de éstos, ni existirían. Imaginar, por lo tanto, un mundo sin dichas criaturas sería concebir uno por completo diferente. Este destructor inmisericorde ha sobrevivido como ningún otro animal desde hace 190 millones de años y, gracias a esta obra, aprendemos cómo actúan, qué papeles tienen los machos y las hembras, de qué modo estuvieron presentes antes, durante y después del reinado de los dinosaurios, que dominaron la Tierra 165 millones de años.

El zumbido de los mosquitos asesinos sonó en el alba del mundo, y Winegard explica cómo, al igual que hicieron enfermar los vasos sanguíneos del Tyrannosaurus Rex, en la actualidad aún es capaz de transmitir 29 formas diferentes de malaria a reptiles. El autor nos va a llevar con mano maestra a la Atenas antigua, nos va a explicar cómo las legiones de mosquitos asolaron el Imperio romano, cómo fueron las hordas criminales de mosquitos en los tiempos de Gengis Kan y el Imperio mongol, o en la época de la esclavitud africana y en la guerra civil americana... llegando a unas páginas finales donde se aborda cómo es el mosquito moderno y los intentos que ha habido, imposibles, de hacer que se extingan.