El Prado crece

La ampliación de la pinacoteca se hará hoy realidad con la cesión del Salón de Reinos, que formará parte del campus. Sueño cumplido.

Ha tardado y se ha hecho esperar pero ha merecido la pena. Hoy se formalizará la cesión del Salón de Reinos como «prolongación» del Museo del Prado (que acogía la noticia con el lógico contento), una idea largamente acariciada a la que la crisis frenó de golpe. No obstante, el director del Prado, Miguel Zugaza, jamás quiso dejarla a un lado. Digamos que simplemente la aparcó esperando tiempos mejores. Y éstos han llegado y han convertido un anhelo en realidad, desdeo por el que también abogaban los hispanistas Jonathan Brown y John Eliott. Según una nota enviada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, su titular, Íñigo Méndez de Vigo, preside esta tarde el acto de cesión que permitirá culminar la ampliación de la pinacoteca. Lo que todos nos preguntamos ahora es qué obras van a colgar de las diáfanas paredes de este noble inmueble. Méndez de Vigo ya explicó el pasado mes de agosto que el presupuesto destinado a El Prado crece hasta situarse en 45.398.000 de euros, lo que supone un aumento de más de tres millones de euros, un 7,18 por ciento respecto a 2015 y que parte del mismo se destinaría a la recuperación del Salón de Reinos del Museo del Ejército.

Nueve mil metros

Desde 2010 las 24 salas que posee este inmenso espacio de 9.000 metros cuadrados permanecían cerradas. Apenas se pudo ver una imagen este verano, con las paredes desnudas mientras el titular de Cultura deambulaba por sus espacios. Allí se dieron la mano pictóricamente hablando Velázquez y Maíno. «La rendición de Breda» se enseñoreó en sus espacios junto con lienzos de Zurbarán o de Jusepe. ¿Volverán a sus salas o se desaconseja un traslado de obras tan emblemáticas con «Las lanzas velazqueña? ¿Será la pintura del siglo XIX la que ocupe sus salas? ¿Colgará el Guernica de sus paredes o es una misión imposible? Demasiadas preguntas que hoy esperamos encuentren clara respuesta. Será necesaria una reunión de los miembros del patronato de la pinacoteca nacional, que se celebrará la semana que viene para que se informe del proyecto de rehabilitación del inmueble y se pueda posteriormente convocar un concurso público para la adjudicación de las mismas. Todo llevará su tiempo y no es obra que vaya a hacerse de un año para otro, pero en el horizonte hay una fecha en al que el proyecto tendrá que estar materializada: el próximo 2019, en el que se cumplirá el bicentenario del Museo del Prado y para el que se plantea un ambicioso programa. Es decir, que en cuatro años el Salón de Reinos estará en forma para albergar la ampliación final del campus del Museo del Prado.