Cultura

Historia y cine

Zamora: la única cárcel de curas del mundo (de la que escapar por un túnel)

Medio centenar de sacerdotes molestos para el régimen de Franco fueron llevados a la prisión castellana, bien lejos de sus pueblos, para evitar que su discurso se multiplicase

El documental se traslada hasta Zamora para contar de primera mano, y con sus protagonistas, la historia
El documental se traslada hasta Zamora para contar de primera mano, y con sus protagonistas, la historia LR

La cárcel es un invento para aniquilar al ser humano más allá de falsedades oficiales. Su función es la deshumanización, incluso física, disfrazada de una supuesta filosofía de reinserción”. Son las palabras de Jon Etxabe sobre su propia experiencia en una celda. Aunque hace mucho tiempo de aquello, no se olvida. Es uno de los testimonios que se recogen en Apaiz Kartzela (La cárcel de curas), el documental que se sumerge en los testimonios de toda esa gente, todos esos sacerdotes, que fueron llevados de Madrid, Cataluña y del País Vasco a esa prisión levantada a finales de los años 60 en Zamora para llevar, entre otros, a todos esos religiosos incómodos (algunos cercanos al mundo “abertzale”) para Franco.

“Al salir del seminario pensábamos que había que dejar la política al margen y rezar, salvar el alma y todo eso”, explican los protagonistas de la cinta, pero poco a poco se fueron significando de tal manera que no gustó en las altas esferas “porque aquí no entraban curas con cargos importantes”, señala Ritxi Lizartza, director del proyecto (junto a Oier Aranzabal y David Pallars): “Eran gentes muy cercanas a los vecinos y sus discursos eran el sentir del pueblo, pero ellos contaban con una ventaja respecto al resto, tenían la posibilidad de reunirse”. “Sentías que tu compromiso debía ser más amplio”, se relata en el documental.

Además de esta cinta, "Celda 211" también se rodó entre estos muros
Además de esta cinta, "Celda 211" también se rodó entre estos muros LR

Entre 1968 y 1976, medio centenar de sacerdotes, la mayoría de ellos vascos, fueron encarcelados por mostrar su rechazo a la represión de la dictadura. Hasta doce años de cárcel “por denunciar la opresión de la dictadura a través de sermones y encierros. Difícilmente olvidarán las imágenes del motín que emitieron los medios de comunicación internacionales en 1973″. Incluso la cárcel de Zamora fue incendiada por los religiosos presos, “que no tuvieron tiempo par aburrirse, si no hacían una huelga de hambre, el motín y, si no, ese año y medio que estuvieron construyendo un túnel para escapar”, explica el director.

El documental recoge testimonios de muchos curas encarcelados en Zamora, como Xabier Amuriza, Josu Naberan, Juan Mari Zulaika, Eduard Fornés, Julen Kaltzada, Jon Etxabe, Periko Solabarria, Periko Berrioategortua, Juan Mari Arregi, Martin Orbe, Felipe Izagirre, Lukas Dorronsoro, Vicente Couce, Nicanor Acosta, Mariano Gamo, Josep Maria Garrido, Andreu Vila, Jose Antonio Calzada, Mikel Zuazabeitia y Pablo Muñoz.

Un año después de su puesta de largo, Apaiz Kartzela llega a La Sala Mirador de Madrid (29 de septiembre a las 20:00 horas) antes de poner rumbo a Galicia, Valencia, Castellón, Barcelona, León, Salamanca y el País Vasco.

Hasta 53 sacerdotes fueron encarcelados en esta prisión castellana
Hasta 53 sacerdotes fueron encarcelados en esta prisión castellana LR