Antonio Colinas pasa revista a una vida intensa en «Memorias del estanque»

El escritor leonés dialoga con una alberca en su nuevo trabajo que se publicará en primavera

El poeta Antonio Colinas en su domicilio de Salamanca
El poeta Antonio Colinas en su domicilio de Salamanca

El escritor leonés dialoga con una alberca en su nuevo trabajo que se publicará en primavera

El escritor leonés de La Bañeza, Antonio Colinas, que ayer cumplía 70 años, trabaja en un nuevo libro que publicará en primavera en el que pasa revista a una vida intensa. «Memorias del estanque’», es el título de esta publicación en la que evita el formato de las memorias al uso. No en vano, el propio Colinas es quien dialoga con una alberca: «Yo le pregunto por mi vida, y el estanque me responde y me va hablando de mi pasado. Es la memoria la que va respondiendo». señala el escritor afincado en Salamanca, en declaraciones recogidas por la Ical.

En esta obra, Colinas rememora momentos como los años de su infancia en La Bañeza, sus veranos infantiles en Fuente Encalada (Zamora), su estancia de cuatro años en Italia, los 21 años que pasó en Ibiza o su llegada a Salamanca, donde reside desde hace 17 años. «Es una apuesta estética de reencuentro con los paisajes del origen», apunta. «No será una acumulación de datos y fechas, ni de chismorreos -continúa- sino que se detendrá en aquellos momentos de mi vida que me permitieron crecer interiormente».

Colinas explica que en este libro aborda temas que nunca antes había contado de su vida, lo que le ha supuesto, reconoce, una tensión muy fuerte. «He trabajado en él con gran intensidad y ha supuesto una prueba, porque me ha obligado a una inmersión súbita en el pasado», destaca.

Casi medio siglo después de que publicara su primer poemario, «Junto al lago», Colinas afronta este nuevo trabajo con satisfacción por haber podido dedicarse cincuenta años a la escritura «y a lo que llama sus anexos, como es la traducción, la crítica literaria e incluso el periodismo. Considera la traducción como el trabajo intelectual más duro, y por su trabajo en otro de esos ámbitos, el periodístico, fue galardonado recientemente el Premio Internacional de Periodismo «Ciudad de Cáceres Fundación Mercedes Calles y Carlos Ballestero». «Por un lado uno se asusta un poco, y por otro siente la satisfacción de haber sido fiel a una voz y a una vocación, y contar con unos 65 libros en primera edición», señala.

Colinas se considera ante todo poeta, y para él, la poesía es, ante todo, «un modo de ser y de estar en el mundo, y una guía de conocimiento». «Nunca separo la poesía de la vida, la experiencia de vivir y de escribir, puesto que la escritura es un medio también para conocernos, para conocer a los demás y para testimoniar sobre la realidad. Cuando es auténtica, la poesía no es sólo la palabra del presente, sino que es la palabra del ayer y del mañana. Es lo que Antonio Machado reconocía como palabra en el tiempo, palabra que no pasa», reflexiona.