Dominic Apa: «Grabar en España cambió el disco»

Encabezan el Mulafest, antes de pasar por el Arenal Sound y Santander Music Festival.

Hasta hace poco era un desconocido entre los aficionados a la música, pero el festival de cultura urbana Mulafest ofrecerá este fin de semana en Ifema de Madrid una programación de conciertos que cubre diversos palos de la electrónica actual y el hip hop. Una de las citas destacadas será el concierto de Is Tropical, formación londinense de dance-rock que viene a presentar su nuevo disco, «Black Anything», grabado en parte en tierras españolas, como cuenta Dominic Apa, uno de los capos del grupo. Los británicos tendrán un verano en nuestro país que les llevará a Portamérica, Arenal Sound y Santander Music Festival.

–Su nuevo disco está dividido en cinco partes, dos de las cuales ya están editadas. ¿Qué les impulsó a elegir esa fórmula?

–Viene de la idea de que queríamos hacer el proceso de grabación más interesante y reflejar la manera en la que vivimos. Nuestras giras son muy extensas y nos llevan a todos los rincones del mundo; durante esos viajes, largos o cortos, pensamos acerca de la música que hacemos y dejamos que esos sitios nos cambien. Es algo natural para nosotros grabar en diferentes continentes y que eso nos inspire. Tiene más sentido que regresar a Londres y juntar en un estudio material disperso de cinco meses. En Londres hacemos mezclas, nos preocupamos del merchandising, descansamos y todas las sensaciones que intentamos capturar están supeditadas a un cuarto húmedo y subterráneo.

–Varias de las canciones las grabaron en España. ¿Cómo fue la experiencia?

–Las sesiones allí resultaron muy divertidas. Teníamos que acabar «Cruise Control» y pasar un par de días trabajando bajo el sol veraniego, comiendo pimientos del padrón y nadando. «Say» es uno de esos temas que vienen solos y nos gustó cómo la letra oscura y triste contrastaba con el paraíso de limoneros que teníamos alrededor. El sur de España convirtió esa canción en algo más peculiar, una expresión de amor esperanzado, no con el aire frío que le hubiera dado grabarla en un lugar lluvioso. Conocimos a mucha gente durante la grabación, y acabamos la experiencia con un concierto en un festival.

–Ese tema les muestra en una faceta pop inédita, más tranquila y preciosista.

–El resto de «Black Anything» va a sorprender a un montón de gente y a continuar mostrando que tenemos varios registros. Nuestro proyecto tiene vida propia, no nos sentimos encasillados en el tipo de canciones que queremos escribir; tenemos tres álbumes y un EP con los que jugamos en directo, así que ahora ha llegado el momento de mostrar las cosas que hemos estado haciendo estos últimos años. «Say» es una canción preciosa, pero también retorcida, aterradora, como muchas de nuestra discografía. De alguna forma, es un típico tema nuestro. Pero aún tenemos tres continentes por explorar.

–En la música actual hay una discusión entre los métodos de grabación analógicos y digitales. Ustedes utilizan los dos, pero ¿cuál de ellos prefieren?

–La cuestión analógico/digital es algo confusa. A no ser que grabes todo con cinta y hagas un esfuerzo realmente insano, nada de lo que hagas será realmente analógico. Así que hablemos de la calidez y la calidad de sonidos que te ofrece cierto equipamiento analógico y vintage. Siempre estamos aprendiendo y utilizando trucos. Tengo una grabadora AKAI de cinta con la que registro ideas y concibo algunas maquetas, pero en el estudio digitalizamos ese material y no me importa. La gente puede ser muy fetichista sobre el equipo y material de grabación, pero la sensibilidad y el deseo es que la música se sirva a sí misma, y eso es lo más importante.

–La mezcla de pop y rock con música de baile no es fácil. ¿Cuál es la fórmula para hacer que casen de forma correcta esos géneros?

–Creo que nunca hemos intentado hacer específicamente música de baile. Cuando nació la banda descubrimos un montón de fiestas nocturnas con música realmente excitante, grupos o sólo DJs. De esa forma nos contagiamos de la electrónica y el baile. Es genial saber que puedes hacer que la gente se mueva con una actuación basada en sonidos electrónicos, pero tocar instrumentos y hacer un «show» que claramente sea en directo es bastante importante para nosotros, nos gusta encontrar un equilibrio. Detrás de un buen directo siempre hay algo poderoso. Ver a una banda sobre un escenario conectada con la música en ese mismo momento y controlar hábilmente el caos del directo es algo único.

–¿Prefieren una sala pequeña o un festival?

–Para nosotros, las salas pequeñas son siempre especiales; tienes más tiempo para prepararlo, que todo vaya rodado. A veces, si tienes suerte, puedes escoger a un telonero que de verdad te guste, o contar con una banda amiga, buenísima y desconocida. Puedes controlar el ambiente, las luces. En una sala pequeña todo es más intenso porque ves claramente las caras de la gente para la que tocas. Un concierto en un festival también es intenso, en ebullición, pero es como estar a la merced de una gran bestia. Lo que consigue una buena actuación festivalera es un boca-oreja muy positivo. Las dos modalidades son divertidas de formas diversas, pero aún nos estábamos aclimatando a los festivales. Sobre todo porque nuestra base de fans es pequeña y personal.

–La entrada de Kirstie Fleck en la banda como cantante ha añadido nuevos matices a la banda. Más dulzura, más sensualidad.

–Hemos hablado en muchas entrevistas del fichaje de Kirstie pero ahora nuestra respuesta es que realmente siempre ha estado con nosotros. Era la persona a la que pedíamos consejo, la puedes ver incluso en la portada de nuestro primer disco. Es algo que pensamos que sería inevitable. Ella nos pone los pies en el suelo y a la vez se vuelve completamente loca como nosotros. Además, nos va bien llevarla, porque es muy pequeña y no ocupa mucho espacio.

–¿Qué bandas del Mulafest tienen ganas de ver cómo espectadores?

–En su momento fui un gran fan de Soulwax, así que no me los quiero perder. También me apetece ver a Mount Kimbie, son alucinantes y una de esas bandas que siempre hemos tenido cerca.

–Londres es un hervidero de nuevas ideas. ¿Qué grupos nos pueden recomendar?

–Puffer, son buenísimos. Hunck son una banda a la que se debe seguir. También disfruté mucho con lo último de Wolf Alice. Y ahora estamos esperando con ganas lo nuevo de Totally Enormous Extinct Dinosaurs.