Paco de Lucía y Chick Corea, broche del Jazz de Vitoria que arranca el martes

Paco de Lucía y Chick Corea volverán a juntarse en Vitoria para poner el broche de oro a la 37 edición del Festival de Jazz de Vitoria, que arrancará el próximo martes con una velada dedicada al gospel.

Paco de Lucía y Chick Corea volverán a juntarse en Vitoria para poner el broche de oro a la 37 edición del Festival de Jazz de Vitoria, que arrancará el próximo martes con una velada dedicada al gospel.

Este concierto de clausura del sábado día 20 es sin duda el más esperado del certamen y ya desde hace semanas se han agotado las entradas para escuchar a estos dos grandes músicos, que actuaron juntos en Vitoria hace doce años.

Cuadrar sus agendas y conseguir reunirlos en Vitoria le ha costado dos años al presidente del festival, Iñaki Añúa, quien no duda en considerar que Paco de Lucía es el más universal de los músicos españoles. En esta ocasión traerá un grupo flamenco que incluye cantaores y bailaores, además de la armónica de Antonio Serrano.

Chick Corea se presenta en el polideportivo de Mendizorroza con The Vigil, su formación actual, con Tim Garland al saxo, Christian McBride al bajo, Marcus Gilmore a la batería y Charles Altura a la guitarra.

Ambos darán sendos conciertos individuales y finalizarán la noche juntos en el escenario, en lo que será uno de esos momentos irrepetibles que ofrece cada año este festival.

Mendizorroza acogerá cinco conciertos, todos dobles salvo el primero, tradicionalmente dedicado al gospel, y que correrá a cargo de Los Angeles Crenshaw gospel choir, dirigido por la carismática Iris Stevenson.

El miércoles pasarán por este escenario Ibrahim Maalouf, un trompetista que actuó el año pasado en el Teatro Principal, junto al guitarrista Bill Frisell con su Big Sur Sextet.

La noche del jueves, dedicada a Universal Music, será el turno de Jacky Terrasson y Melody Gardot, una de las grandes voces del jazz en la actualidad.

Les seguirán el viernes el quinteto de Tom Harrell y el genial saxofonista Branfor Marsalis con su cuarteto, otra de las grandes estrellas de este festival, que se ha visto obligado a eliminar una jornada de la programación respecto a ediciones anteriores por los recortes en su presupuesto.

Marsalis es un músico que forma parte de una saga familiar brillante, un saxofonista indiscutible, tanto con el tenor como con el soprano. El jueves tocará junto a Joey Calderazzo al piano, Eric Revis al contrabajo y Justin Faulkner a la batería.

Para estas sesiones en Mendizorroza las primeras entradas en agotarse han sido las del concierto de Chick Corea y Paco de Lucía, pero también los abonos están agotados desde el jueves, así que solo quedan entradas de día para las cuatro primeras jornadas en este recinto.

El Teatro Principal acogerá de martes a sábado cinco sesiones vespertinas del ciclo "Jazz del Siglo XXI", que cumple veintitrés años.

Abrirán Javier Colina y Kirk Lightsey, piano y contrabajo reunidos también por el festival para esta ocasión.

El miércoles, el gran Craig Taborn dará un concierto en formato de piano solo. Se trata de un teclista reconocido el año pasado con tres galardones por la revista "Down Beat".

También el bajista Ben Williams se presentará el jueves en el teatro con una formación de quinteto. El año pasado acompañó a Pat Metheny y en esta ocasión vuelve a Vitoria bajo su propio nombre.

Durante toda la semana, la TBC Brass Band amenizará el centro de la capital alavesa, que promete convertirse como cada año en una ciudad cosmopolita que ofrece una música tan universal como es el jazz en este principio de siglo.

El grupo se formó en Nueva Orleans en 2002 y hoy por hoy es de lo mejor que se puede escuchar dentro de su particular estilo cercano al funky.

A dos días vista de su comienzo, esta edición mantiene la calidad que siempre le ha caracterizado pese a los recortes y ofrecerá grandes nombres, pero también sorpresas y noches para recordar.

Merecerá la pena entrar poco a poco en su propuesta, hasta llegar a la noche del sábado, que Vitoria espera con impaciencia.