Simone Ortega, la mujer que enseñó a cocinar a tres generaciones

Hoy se cumplen cien años del nacimiento de la autora de “1080 recetas de cocina”, la biblia de la gastronomía española

Hoy se cumplen cien años del nacimiento de la autora de “1080 recetas de cocina”, la biblia de la gastronomía española

En un momento en que algunos cocineros se creen estrellas de rock, es necesario recordar a Simone Ortega, que hoy cumpliría cien años. Es la autora de la biblia de la gastronomía española: “1080 recetas de cocina”, volumen que cuenta con sesenta ediciones. La primera salió al mercado en 1972 y a lo largo de tres generaciones y con tres millones de ejemplares vendidos, traducidos a siete idiomas, ha sentado los principios de la cocina sana, accesible y variada. ¿Lo mejor? Que las recetas salen.

Simone nació en Barcelona y su nombre de soltera era Simone Klein hasta que se casó con José Ortega Spottorno, hijo del filósofo José Ortega y Gasset y fundador de Alianza Editorial y El País. Al fallecer en 2008, ha sido su hija Inés Ortega quien ha recibido la mejor herencia: “Lo que realmente agradezco a mi madre es que me enseñó a comer de forma saludable. Es la mejor medicina para sentirnos bien y prevenir enfermedades. Hoy puede parecer obvio, pero hace años no lo era tanto”, nos cuenta Inés.

Con ella reflexionamos sobre qué alimentos son los mejores para nuestro organismo y para el de nuestros allegados. No es tarea fácil: “Es una cuestión de dedicar tiempo a alimentarse bien. Hoy en día, todos vamos por la vida acelerados. Lo mejor es transmitir a los niños la cultura del buen comer. Los culpables de que ellos no se alimenten bien son los padres, ya que desde pequeños tienen que aprender a diferenciar los distintos sabores. ¡Cuántos problemas se pueden evitar si estás bien alimentado!”, nos advierte, al tiempo que reconoce que su madre no la enseñó a cocinar: “Yo me metía entre fogones de vez en cuando y a escondidas, ya que ella a quien mostraba cómo hacer cada plato era a la cocinera que trabajaba en casa, porque era ella quien los hacía a diario”. Recuerda que su madre repetía y repetía cada receta tantas veces como hiciera falta hasta que la bordaba: “Y hasta que no salía perfecta, no la escribía. Éste ha sido el éxito del libro”.

La selección de las 1080 recetas tiene una explicación: “Mi bisabuela cocinaba muy bien y tenía un cuaderno en el que anotaba todas. Páginas que heredó mi abuela, luego mi madre y ahora lo tengo yo. Esa fue la base del volumen. Además, mi madre, al estar casada con un hombre español, conoció nuestra cocina”, prosigue Inés, que nos desvela que realmente la idea de publicar el libro con semejantes joyas culinarias fue de su padre, fundador de Alianza Editorial.

Animó a Simone a redactar un libro de cocina con platos variados y asequibles a todos los bolsillos. Cierto es que ha salvado la vida a quienes les gusta comer bien y poco o nada saben cocina. Inés recuerda cómo su madre se reía “cuando se le acercaban matrimonios jóvenes y reconocían que mi madre les había salvado el matrimonio, ya que confesaban que ninguno de los dos sabían cocinar y que gracias a su libro habían empezado a hacerlo. Incluso una persona me dijo que el 1080 es un regalo que no suele faltar en las listas de boda. También, que muchas madres cuando sus hijos se han ido de Erasmus o a estudiar fuera lo metían en la maleta, porque son recetas que siempre salen. Las puedes hacer mejor o peor, pero se pueden comer seguro”, añade la autora del libro “100 recetas de postres fáciles”.

Si ya lo dijo en su día Sergi Arola: “Es un libro perfecto de regalo que ha servido para despertar el interés por la cocina”. Y Carmen Ruscalleda, quien recordó que “¡Simone Ortega sigue viva! Pueden citarse con ella, en 1080, recetas llenas de sabiduría”. Por su parte, Arzak ha dicho que “a Simone Ortega habría que hacerle un monumento por todo lo que ha ayudado a cocinar”, mientras que Adrià señala que “el libro de Simone forma parte ya, con letras de oro, de la historia de la gastronomía española. Sin su libro todo el boom de la cocina española no hubiera existido”.

Todo lo que Inés aprendió de su madre se lo está transmitiendo a su nuera, Marina Rivas. Ambas publicaron “Cocinar sin gluten, sin huevo y sin lactosa”, su primer proyecto editorial conjunto y un exitazo debido a la cantidad de personas con intolerancias alimentarias que desean comer como Dios manda. Y en unos días sale al mercado “Cocina sana y sencilla”, un recetario que Alianza edita bajo el sello “1080, nuevas ideas de cocina": “Es una variante del 1080 adaptado a los tiempos modernos, ya que no faltan los platos saludables y equilibrados para comer a diario. Sin embargo, en las 350 recetas nos preocupamos porque sean económicas y damos respuesta a las preocupaciones actuales sobre dietética y nutrición".

Continúa Inés: "Hacemos hincapié en detalles que mi madre no se planteó. Entre ellos, qué debe comer una persona que hace mucho deporte o que tenga problemas de corazón. Incluimos información sobre qué comprar y cuándo, cómo interpretar la información de las etiquetas de los productos, cómo construir menús equilibrados y cómo convertir en un placer el tiempo que pasamos en la cocina. En definitiva es un libro que aúna los platos tradicionales más ligeros y sin azúcares añadidos y las tendencias de hoy en día. Hemos querido hacer un 1080 de nuestros tiempos”.