Actualidad

"Celia en la revolución": Aquella jovencita clarividente ★★✩✩✩

Autoría: Elena Fortún. Versión: Alba Quintas. Dirección: María Folguera. Intérpretes: Tábata Cerezo, Chema Adeva, Pedro G. de las Heras, Trigo Gómez. Teatro Valle-Inclán, Madrid. Hasta el 24 de noviembre de 2019.

Publicidad

Escrita en 1943 –aunque no se publicaría hasta 1987–, «Celia y la revolución» fue probablemente la novela más importante de Elena Fortún, por cuanto sirvió para revisar con mayor esmero las virtudes literarias de la autora y para reubicarla con muchísima mejor calificación en el panorama literario del siglo XX. Tres son los factores que lastraron, por desgracia, la posteridad de la escritora madrileña: el primero consiste en el simple hecho de haber nacido mujer dentro de una sociedad organizada por y para los hombres; el segundo tiene que ver con su dedicación a la narrativa infantil y juvenil, considerada torpemente por muchos, aún hoy, como un género menor; el último elemento que ha jugado en su contra, y probablemente el más importante, es haber plasmado en sus obras, fundamentalmente a través del personaje de Celia, una mirada del mundo tan inteligente y, sobre todo, tan adelantada a su tiempo. Y esa moderna visión sobre la existencia que palpita en las páginas de «Celia y la revolución», en la que se conjuga sin solución de continuidad la belleza y la atrocidad, se puede apreciar también en esta versión teatral en la que María Folguera se ha preocupado mucho y bien por hacer comprensible y evidente en el escenario el verdadero propósito de la autora, que no es otro que mostrar la sinrazón en la que se fundamenta cualquier guerra y la capacidad que esta tiene para exacerbar, como dice un personaje, «todo lo salvaje y primitivo» del ser humano. La directora, con la ayuda de Mónica Teijeiro en la escenografía y de Ion Anibal en la iluminación, abre con buen criterio el espacio y lo dota de cierta abstracción para solventar los continuos saltos de tiempo y de lugar, tan propios de la novela, que hay en la obra. No obstante, la falta de brío en algunas interpretaciones y en la dramaturgia –los diálogos son a veces demasiado explicativos– hace que la acción transcurra más lenta y más plana de lo debido.