Cultura

Puerta Grande

Uceda y Roca Rey suplen la mediocridad de Sanse

El madrileño corta dos trofeos a un gran toro de El Vellosino y el peruano suma tres en la última del ciclo con una excesiva desigualada corrida

Toros en San Sebastian de los Reyes. Uceda Leal, Jose Maria Manzanares y Roca Rey. Puerta grande para Leal y Roca Rey.
Toros en San Sebastian de los Reyes. Uceda Leal, Jose Maria Manzanares y Roca Rey. Puerta grande para Leal y Roca Rey.Jesus G. FeriaLa razon

En horasRoca Rey confirmó su presencia en Sansedespués de lo de Bilbao reapareciendo en la plaza de toros de Ronda, con Puerta Grande incluida y fue en este casoJulián López «El Juli», quien no suele fallar, el que causó baja al ser cogido en Palencia. Arrollado por un toro tuvo que pasar allí por la enfermería y con el paso del tiempo la cosa no mejoró. Las pruebas dictaminarán el alcance, mientras toca el reposo. Uceda, que dejó una buena tarde a principio de temporada en Madrid, vio sus frutos mientras nos acercábamos al final de campaña y cogía la sustitución.

Hacía tiempo que otras ferias no me dejaban aterrizar por Sanse. Una plaza que he pisado desde la infancia. No fue una buena vuelta. El trato a la prensa, no solo a mí, lo compartimos otros compañeros con no poco asombro, resultó lamentable y penoso. Para no volver. La primera parte de la tarde sumó motivos. Al flojísimo y terciado primero le siguió un impresentable y desmochadísimo segundo que acabó de rematar un lote que hizo tercero. Un suma y sigue que daba cuenta de una burda representación de la verdad de la tauromaquia, difícil de explicar con los mimbres de ayer. Ni Roca, el huracán Roca Rey ante su temporada estrella lograba salvar lo insalvable.

Uceda hizo el esfuerzo con un primero que era desagradecido. Tardo, pasaba por allí el de Vellosino haciéndose el tonto, pero no era de fiar. En cuanto te despistabas te pegaba un gañafón.

El cuarto fue el que vino con premio y para resarcirnos. Una máquina de repetir el de Vellosino con mucha calidad en el viaje. Uceda lo recibió con dos largas de rodillas en el tercio. Era su última bala y fue correspondida, porque el toro acudió al engaño todo y más. El madrileño se ralentizó y firmó pasajes de extraordinario calado. Algunos le quedaron más amontonados, pero en todos dejó poso de ese concepto tan depurado que tiene. Fue conquistando pase a pase, muletazo a muletazo y tras la estocada vino el doble premio que le abrió la Puerta Grande y nos dejó con sabor a toreo del bueno.

Uceda, en un soberbio muletazo ayer
Uceda, en un soberbio muletazo ayerJesús G. Feriafreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@446f6d8f

El desmochado segundo restaba toda importancia a lo que ocurría en el ruedo. El presidente lo mantuvo, a pesar de que pidieron su devolución, y al toro le dio por embestir con nobleza y la fuerza justa. Manzanares se hartó de torearlo con la mano derecha.

Lo cierto es que con el quinto podía haberse justificado al tercer pase, porque el toro le hizo un feo por ambos pitones. Manzanares quiso dar la cara y montó faena. La espada le quitó méritos.

El abecerrado tercero de pitones negros no mejoró la cosa a esas alturas de la tarde. Era básicamente un eral. Impresionaba ver tal espectáculo. Roca lo toreó a placer, pero era poco oponente para tal figurón. Un pinchazo, estocada y la inercia de lo que es trajeron el premio.

Al sexto le arrancó el doble. Su versión huracanada se llevó por delante lo que hiciera falta. Está sobrado. Y así lo demostró ante el noble animal. El triunfo de Roca y la clase de Uceda suplían la mediocridad con la que había empezado el último festejo de Sanse.

LA FICHA

San Sebastián de los Reyes (Madrid). Última de Feria. Se lidiaron toros de Vellosino, impresentables por desmochados y terciados 2º y 3º. El 1º, deslucido y con peligro, el 2º, noble y de buen ritmo; el 3º, bueno; el 4º, extraordinario; el 5º, encastado y complicado; el 6º, bueno. Tres cuartos largos.

Uceda Leal, de tabaco y oro, dos pinchazos, media, descabello (silencio); estocada, descabello (dos orejas).

José María Manzanares, de corinto y azabache, dos pinchazos, estocada (saludos); estocada, defectuosa (saludos).

Roca Rey, de blanco y oro, pinchazo, estocada (oreja); estocada (dos orejas).