El regreso de Felipe González, la incompetencia de Pedro Sánchez y el nefasto Pablo Iglesias

Cuando escribo aquí, de vez en cuando, que la política no es una “tarea en común”, sino una tarea de destruirse los uno a los otros, ¿exagero?

España.- González cree que una respuesta insolidaria de la UE puede "inocular otro gran virus, el del nacionalismo"
Felipe González, expresidente del Gobierno Fabián Simón - Europa Press - Ar 08/04/2020 Fabián Simón - Europa Press - Ar

Lunes, 6. Azar

El azar existe. ¿Qué es el azar? ¿Es Dios?

-Hay quien cree eso.

¿Es la Providencia?

-La Providencia es Dios. Tanto monta.

Bueno. A lo que voy. Se habla otra vez, cómo no, de Neymar. A Neymar, por lo que sea, no le sientan ni París ni el PSG.

-París -tiene repetido Neymar- es una gran ciudad, pero Barcelona es muy bonita.

Piropo y nostalgia. ¿Y Madrid? ¿Le hace tilín el Real Madrid?

Leo los periódicos parisenses. Neymar, ahora mismo, es quizá, en el mundo, el líder número uno de los futbolistas.

-¿El más deseado, el más cotizado?

-Las dos cosas.

Claro, clarísimo, tengo esto: en cuanto pueda y el negocio del dinero lo permita. Neymar abandonará la dulce Francia. ¿Barcelona, Madrid, otro equipo?

El Barça lo añora mucho, muchísimo. Hay cosas que se hacen y que nunca se entiende la razón por la que se hacen. Una: el error madridista de desprenderse de CR7. Otra: el error azulgrana de desprenderse de Neymar.

-Los dos, Real y Barça, arrepentidos.

¿Quién se hará con él? Curiosidad; cuando lo fichó el Real Madrid, Di Stéfano tenía 27 años; Neymar tiene 27 años. “Es la edad en que explotan gloriosamente los grandes jugadores?”. El azar impidió al Barça el fichaje de Di Stéfano. ¿Por qué no repite FP la historia de don Santiago?

-¡Qué putada para el Barça!

-¡Qué exitazo para el Real Madrid!

Martes, 7. Humanidad

La Humanidad es una tarea común, según Fernando Savater (leo con fruición todos sus libros). La política, en cambio, no, cuando debería ser lo que no es: una tarea común. Cuando escribo aquí, de vez en cuando, que la política no es una “tarea en común”, sino una tarea de destruirse los uno a los otros, ¿exagero?

La trinidad del tenis la componen tres seres poco menos que divinos: Nadal, Djokovic y Federer. En la pista, con el “cuchillo” de la raqueta, son atroces, bravos, temibles. Federer admira en Nadal su voluntad de hierro y platino:

-Hace sufrir, para ganarle hay que sufrir.

Para Djokovic, un partido con Nadal es siempre una incógnita:

-Descifrar la mente de Nadal, a veces, es indescifrable.

Para Nadal, tanto el uno como el otro son joyas:

-Juegan al tenis como una mujer luce sus diamantes.

Los tres se respetan, se quieren y hacen del tenis un deporte humanamente competitivo. Leo hoy que también Djokovic se ha unido a la campaña de Paul Gasol y Rafa Nadal para la luchar contra el coronavirus del confinamiento.

Aplausos para los tres desde las ventanas y los balcones y desde esta columna.

Miércoles, 8. Antic

La soledad activa la “máquina” del pensamiento. ¿Pensar o no pensar? Soy, por naturaleza, optimista. Como Nadal.

-Lo que soy -tiene declarado Rafa- se lo debo a la constancia, a la fe y al optimismo.

Vivir y morir. La meta final de la vida es el Más Allá.

-¿Por qué en mayúscula el Más Allá?

-El Más Allá para mí es Dios.

Una noche, cenando con Umbral y el profesor Tierno Galván, salió el tema de Dios y la muerte. Dije:

-Prefiero ser creyente a presumir de incrédulo. Soy creyente, a lo mejor, porque soy optimista.

Me sonrió el profesor:

-Cómo le envidio, créame que le envidio. A lo mejor tiene usted razón, a lo mejor hay que ser optimista para tener fe.

Antic se ha ido también al Más Allá. Le traté bastante el año del “doblete” ( Liga y Copa) del Atlético de Madrid de Jesús Gil y Gil.

-¿Cómo se lleva usted con el presidente? Le pregunté por maliciosa curiosidad.

-Bien. Para llevarse bien con don Jesús hay que entenderle. Yo lo entiendo.

Antic era inteligente y conocía la ciencia de la vida.

-A don Jesús le gusta el fútbol de “huevos”. “Si saben jugar al fútbol, pero no tienen huevos, que se dediquen a otra cosa”, me dijo también.

Vivir es también ver con tristeza como levitan al Más Allá seres entrañables, humanos, dilectos.

Jueves, 9. Bizarría

Felipe González, para uno, sigue siendo el socialista más atractivo, creíble y carismático del PSOE. El PSOE, con él, era el PSOE. Hoy, desde Zapatero hasta lo que ahora hay en el Gobierno, el PSOE es como cuando en el fútbol un equipo de tronío y laurel histórico baja a Segunda División.

-Vaya, hombre, que no te hace tilín el PSOE de Pedro Sánchez.

-Habla con propiedad: del incompetente Pedro Sánchez y del nefasto, políticamente, Pablo Iglesias.

Experiencia, sentido común, bizarría noble y sana: todas esas cualidades mejoran las cosas y nos hacen mejores a nosotros. Al heteróclito Gobierno de Pedro Sánchez le falta experiencia, según el bizarro Felipe González. Pienso como él.

-Y al fútbol, sentido común, declara hoy David Aganzo, presidente de la Asociación de Futbolistas. De acuerdo con David.

Ser sano en política y en fútbol es hacer bizarramente las cosas con sentido común, nobleza y experiencia. Felipe retorna.

Viernes, 10. Desalentador

No volveré a hacer lo que hice ayer. ¿Qué hice? Tragarme entero, como aceite de ricino, la sesión del Congreso. Desalentador, triste, vomitivo.

-¿Qué estás viendo? -me preguntó mi mujer.

Le contesté:

-Un partido de fútbol en el estadio, casi vacío, del Congreso de los diputados.

Un partido de fútbol, si, bronco, malcarado. Patadas, codazos, insultos, odios…

-Estos “pateadores”/demócratas son, concluyentemente, el coronavirus de la unidad, de España. ¿Yerro? Ni un tanto así. Al tiempo. Otra vez, sí, otra vez, la España de las dos o de las diecisiete Españas.