Ciclismo

La UCI manda volver a analizar las muestras del control antidopaje del Tour 2017

Fue el último que ganó Chris Froome. Se trata de detectar una nueva sustancia con origen en Estados Unidos

Chris Froome, ganador del Tour de 2017
Chris Froome, ganador del Tour de 2017

El Tour de 2017 está bajo sospecha. La Unión Ciclista Internacional (UCI) ha pedido a la Fundación Antidopaje de Ciclismo (CADF) que revise las muestras de los controles antidopaje de ese año para buscar una nueva droga de origen estadounidense de la que aún no se ha revelado el nombre. “Espero que sea una advertencia para todos los atletas”, asegura el doctor Peter Van Eenoo, del laboratorio de Gante, al diario “Het Nieuwsblad”.

El origen de la investigación está en la operación Aderlass, que desarticuló la trama de dopaje que dirigía el doctor alemán Mark Schmidt. El primer “cazado” fue el esquiador de fondo Johannes Dürr. Después llegaron algunos ciclistas, entre ellos Stefan Denifl, primer ganador en la subida a Los Machucos en la vuelta de 2017, un triunfo del que fue desposeído y que fue a parar a Alberto Contador.

"Es cierto que las sustancias dopantes están evolucionando, y los laboratorios están mejorando sus métodos. Las sustancias que solían ser difíciles o indetectables ahora se detectan. Por eso se vuelven a analizar las muestras ”, reconoce el doctor Van Eenoo.

"Todavía no estoy al cien por cien seguro, pero hay una serie de productos que me vienen a la mente. Por lo que circula en los pasillos, pero también por lo que vemos. Esto se refiere principalmente a productos que todavía no estaban en el mercado farmacéutico, pero que sabemos que se usaron. Y también algunos productos antiguos más difíciles de detectar en los que hemos progresado mucho “, advierte Van Eenoo en "Het Nieuwsblad”.

El Tour de 2017 fue el último que ganó Chris Froome, al que acompañaron en el podio el colombiano Rigoberto Urán y el francés Romain Bardet.