El aplazamiento del Deportivo-Fuenlabrada por coronavirus retrasará los playoffs de ascenso a Primera

El coronavirus salpica al equipo madrileño. La confirmación de los contagios llegó tras los análisis de ayer. El resto de la última jornada se disputa de forma íntegra

Riazor se preparaba para acoger uno de los partidos decisivos de la última jornada en LaLiga SmartBank. Como el resto de los encuentros, el Deportivo-Fuenlabrada estaba programado para las 21:00. Los locales se jugaban la permanencia; el equipo madrileño, el sueño de alcanzar el playoff. Los jugadores locales ya habían llegado al estadio dos horas antes del partido, pero el autocar del equipo madrileño seguía aparcado a la entrada del hotel NH Finisterre. ¿El motivo? Doce miembros del club madrileño habían dado positivo por coronavirus. El médico y un jugador –Sotillos– dieron positivo antes de viajar a la capital gallega. Los otros, seis futbolistas y cuatro miembros del cuerpo técnico, que según el Fuenlabrada no ofrecieron sintomatología alguna, dieron positivo a primera hora de la tarde en Coruña. El aplazamiento del primer partido en España por coronavirus ya era un hecho. El resto de la jornada sí se disputó.

La decisión del aplazamiento llegó después de una reunión mantenida por la Comisión de Seguimiento entre LaLiga, la Federación y el Consejo Superior de Deportes. La entidad que preside Javier Tebas era partidaria de suspender la jornada al completo, pero terminó cediendo al entender que el aplazamiento del Dépor-Fuenla era «la medida que mejor protegía la salud de los futbolistas y la integridad de la competición».

«LaLiga ha actuado correctamente y los protocolos se han seguido a rajatabla», aseguró el presidente deportivista, Fernando Vidal, en el césped de Riazor. Los jugadores del club blanquiazul no coincidían con la valoración del directivo y consideraban que se tenía que haber suspendido toda la jornada. «En las condiciones actuales no se puede disputar el partido. Se hicieron tests el sábado, se hicieron tests de refuerzo el domingo antes de salir de viaje y como aparecieron dos positivos, la Xunta realizó nuevos test en la mañana de hoy. Ahí es donde han aparecido los positivos de varios jugadores y la imposibilidad de jugar el partido», aseguró el presidente.

La suspensión afectaba directamente al desarrollo de la última jornada, ya que ambos equipos se estaban jugando la vida. El Deportivo necesitaba ganar o empatar, aunque en todo caso dependía de resultados de terceros para evitar el descenso. Al Fuenlabrada le bastaba el empate para alcanzar los playoffs. La peculiar situación también provocó reacciones de otros clubes. El Elche, el anterior rival del Fuenlabrada, aseguró que ningún jugador de su plantilla ha dado positivo en los últimos análisis. El más duro fue el Rayo, que denunció en un comunicado verse perjudicado en sus «intereses deportivos y económicos» y anunció «acciones legales para defender sus intereses ante este gravísimo atropello». El club madrileño no es el único que se está planteando acudir a los tribunales por una presunta adulteración del campeonato.

¿Y ahora qué? Las primeras informaciones apuntan a que el partido Deportivo-Fuenlabrada se disputaría el 30 de julio si los futbolistas superan dos PCR negativos. Si se fijara ese día para el partido de Riazor habría que cambiar las fechas de la disputa de los playoffs de ascenso, que tenían previsto su inicio este mismo jueves. Las eliminatorias comenzarían a disputarse el primer fin de semana de agosto y concluirían diez días después.