Las palabras de Pablo Carreño, rival de Djokovic en el partido en el que dio un pelotazo a una juez de línea

El número uno del mundo fue expulsado del US Open. El asturiano iba ganando el partido 6-5 en el primer parcial después haber remontado tres bolas de set

Pablo Carreño consumó la remontada ante Djokovic con una dejadita a la que el serbio no llegó. Break. 6-5 para él en el primer set de los octavos de final del US Open después de estar contra las cuerdas: 4-5 abajo y 0-40. Pero salvó las tres pelotas calientes. El asturiano se giró para celebrar el punto y se oyó el grito. Una juez de línea cayó al suelo. “Cuando me he girado y he visto a la juez de línea en el suelo con la mano en la garganta me he quedado helado. Soy muy aprensivo para este tipo de cosas de cuando falla la respiración. He preguntado a otros compañeros colombianos que estaban allí si le había dado porque no pude ver nada. Ojalá que no le haya pasado nada grave y esté ya recuperada’‘, opinó el español en una entrevista en exclusiva en Eurosport después del encuentro. Lo que había pasado es que Djokovic le dio un pelotazo y eso le costó la expulsión. “Estoy un poco en shock. Obviamente no esperaba un final así ni tampoco parecido. Es algo que no suele pasar ni que creo que se repita. No he visto el momento en el que ha pasado todo porque me he girado para celebrar el punto que había logrado con mi equipo. No he hablado con Novak porque no le he visto. Me han comentado que no era fácil tomar esa decisión. Me sorprendió que tardasen tanto tiempo en decidir porque en ese momento no sabía si iba o no a seguir. Pasamos demasiado tiempo parados y yo pensé en que si había posibilidad de seguir, se decidiese lo antes posible. Me estaba quedando frío. No he visto la imagen pero si le ha dado directamente con la bola en el cuello, habrá sido sin querer y no era su intención. Es mala suerte que la hayan golpeado allí, pero no creo que a cualquier otro le hubieran dejado seguir”, aseguró Carreño.

Después del rato de discusión con la juez de silla y el supervisor, Djokovic se fue a felicitar a tenista español, que se mete en cuartos del US Open. El serbio se marchó enfadadísimo. “Sí, sí [es una decisión clara con el reglamento en la mano], es lo que acabo de decir. Es una regla que está ahí, que seguramente Novak, estoy cien por cien seguro, no ha querido darle en ningún momento. Pero, bueno, no es la primera vez que pasa. Son situaciones incómodas, son las normas y hay que comportarse en la pista. Está claro que es un cabreo, un momento de tensión y puedes explotar… creo que es una decisión que se podía tomar”, opinó el español en Eurosport. “Obviamente, no es una imagen buena para el tenis, pero creo que por suerte esto no pasa prácticamente nunca. Se puede contar con los dedos de las manos las veces que habrá pasado en la historia y tampoco creo que haya que darle mucha importancia. Es importante porque le ha pasado al número uno del mundo, pero hay que intentar olvidarlo porque ha sido un caso aislado, una circunstancia muy negativa que obviamente no creo que se repita”.