Nadal, sin resquicios: a cuartos de Roma tras superar a Lajovic

Rafa ya está en cuartos de final del Foro Itálico tras derrotar al serbio por 6-1 y 6-3. Ahora se medirá al argentino Diego Schwartzman

En el cuarto juego del primer set, Nadal dispuso de seis bolas de break. Media docena de oportunidades para romper el saque de Lajovic. El serbio ofreció su mejor versión para sobrevivir a las cinco primeras. A la sexta claudicó después de doce minutos y medio de pelea. Ahí se acabó casi toda la discusión en los octavos. El balcánico se quedó sin capacidad de respuesta y Rafa ni se inmutó. Puso el piloto automático y sólo titubeo unos instantes en el segundo set. Apenas nada. Se impuso por 6-1 y 6-3 en 90 minutos. Hoy le espera el argentino Diego Schwartzman, número 16 del mundo, que sufrió para derrotar al polaco Hubert Hurkacz. El otro cuarto de final de la parte del cuadro por la que va el español medirá al ruso Shapovalov con el búlgaro Dimitrov.

El rodaje continúa. Las buenas sensaciones mostradas ante Carreño, la sorpresa que se llevó Rafa por su sobresaliente rendimiento, tuvo continuidad ante Lajovic. Y eso que el partido arrancó con una riada de breaks. Tres en los cuatro primeros juegos. Entre la labor de desgaste y que el número dos del mundo ajustó su servicio, el partido ya se movía en una sola dirección. Apenas cometió errores Nadal. Se movió como ante Carreño y desde el fondo gobernó el partido. Cambió las alturas, la velocidad, movió al balcánico, sacó a 190 kilómetros por hora... un repertorio amplio para tratarse del segundo capítulo después de llevar más de seis meses sin jugar.

Durante algunos minutos de la segunda manga se vieron los efectos del prolongado parón. Rafa arrancó rotundo, pero Lajovic no se rindió y llegó a situarse 4-3. Ya no sumó más. El cupo de errores de Rafa ya se había terminado. ¿El resumen de los dos primeros partidos? Dos victorias autoritarias ante raquetas que no son precisamente sencillas. Ahora llega Schwartzman, otro jugador consistente en tierra. Los precedentes sonríen a Rafa. Nueve partidos y otras tantas victorias, cuatro de ellas en tierra batida. ¿Las más recientes? Hace dos años en Madrid y en París.

Novak Djokovic tampoco falló. Acabó en octavos con uno de sus mejores amigos, su compatriota Filip Krajinovic. Nole, cuatro veces campeón en Roma, se impuso por 7-6 (11/9) y 6-3 en 88 minutos. “Nos entrenamos varias veces juntos, hemos jugado la Copa Davis, ha sido bueno jugar contra él”, dijo el de Belgrado al acabar un partido que le sirvió para rodarse un poco más pensando en lo que se avecina el fin de semana. Y para las jornadas decisivas, el serbio se mostró encantando con la medida anunciada por el Gobierno italiano sobre la posibilidad de que las semifinales y la final se jueguen con público. Vincenzo Spadora, ministro del Deporte, anunció que a las dos últimas jornadas podrán acceder 1.000 espectadores. "Por fin, ya a partir de las semifinales y de la final, mil personas podrán asistir a todas las competiciones deportivas que se disputen al aire libre y que respeten con máximo cuidado las reglas previstas por el distanciamiento, mascarillas, reserva del asiento”, aseguró Spadora. “Es un primer, pero importante, paso hacia el regreso, esperemos pronto, a la normalidad del deporte”, agregó el ministro del Deporte. La respuesta de Djokovic: “Espero que sea verdad, si tendremos 1.000 personas es mejor que nada, seguro. Todos echamos de menos a los espectadores y nuestro trabajo es jugar ante ellos”.