Los cinco pecados de Zidane

El entrenador no estuvo fino y tampoco le ayudaron los jugadores

El Real Madrid jugó uno de sus peores partidos en mucho tiempo contra el Cádiz. Flojo atrás y con muy poca claridad en ataque. Ni los cuatro cambios en el descanso de Zidane lograron arreglar la situación del campeón de LaLiga. Lucas Vázquez e Isco, marcados.

Sin Casemiro al comienzo

Con Modric, Kroos e Isco y sin Mendy en la banda izquierda, el Real Madrid concedió espacio y campo al rival, que pudo correr y llegar con frecuencia al área rival. No había manera de tapar los ataques del Cádiz. Sin un mediocentro defensivo, exige mucho esfuerzo a todos los centrocampistas y no parecen preparados para eso. Si naufragó el Real Madrid fue porque el centro del campo estaba lleno de agujeros. “En la primera si nos meten dos o tres goles no hay nada que decir. Cuando te cuesta entrar en el partido las cosas se te pueden complicar”, dijo Zidane.

Jugadores marcados

En el descanso, Zidane intentó cambiarlo todo e hizo cuatro cambios, dos o tres de ellos significativos. Ramos se fue por lesión, pero no Modric, Isco ni Lucas Vázquez. Los dos últimos llevan mucho tiempo en entredicho y están en el punto de mira de los aficionados. Isco, al que Ramos llama Magic durante los partidos, no aporta claridad, que es lo que se le pide. Pasa por ser un centrocampista más, ya no es el que enciende la luz. Lucas Vázquez no se fue este verano, pese a que tuvo oportunidades. No va a jugar mucho porque tiene a Rodrygo y se supone que a Asensio por delante. No aportó nada. Y Modric ha hecho partidos buenos, pero ayer Zidane quiso probar la consistencia de Valverde.

Sin ideas

Mejoró el Real Madrid en la segunda mitad, pero lo hizo un poco a lo loco, con más empuje que ideas. Todo fue embarullado, buscando a Vinicius para que resolviese. El Cádiz nunca perdió el orden y el Madrid se estrelló una y otra vez contra un defensa cada vez más segura y muy buen posicionada. Ni se supo entrar por las bandas ni se solucionó el atasco por el centro.

Desorden de Zidane

El francés empezó en el centro del campo con Modric, Kroos e Isco. El segundo tiempo lo comenzó con Casemiro, Valverde y Kroos. Y lo acabó con Casemiro, que se desgañitó a gritar y Valverde, partiendo al equipo en busca de un “todos al ataque”, pero sin excesiva claridad. No hubo un jugador determinante, áquel que diese algo de claridad cuando el tiempo apremiaba y la ansiedad podía con todos. Esta vez, también con Zidane.

El peor momento

“No nos va a afectar porque vamos a pensar en el próximo partido, intentar hacer las cosas mejor, es un mal momento para todos y vamos a intentar cambiarlo en el próximo partido”, aseguró Zidane. Pero la derrota llega en el peor momento. El sábado espera el Barcelona en el Camp Nou. Y antes, el comienzo de la Champions. Necesita, en ese partido, un toque confianza, que le salgan las cosas bien porque el choque contra el Cádiz ha sido un golpe a la moral.