El gol es cosa de niños

Ansu Fati tiene esa edad en la que es complicado saber hasta dónde darle responsabilidad. Hay que dejarlo jugar, pero también hacerle ver que le queda mucho trabajo por delante, para que no se pierda. Con sus años de ahora, cuando va a cumplir 18, Messi también había debutado en el primer equipo (Ansu lo hizo más joven), y el club se debatía en el verano de 2005 si ceder o no al argentino ese verano, incluso lo tenía apalabrado con el Espanyol, pero llegó el famoso Gamper que dejó a la Juve y a Capello con la boca abierta y Leo se quedó para triunfar ya esa temporada. Fati ha pasado esa fase.

Está claro que no necesita salir cedido para foguearse e incluso el club ha rechazado ofertas millonarias de traspaso. Todavía está por hacer, se le nota por ejemplo al chocar con los defensas, donde suele salir perdiendo, pero ya tiene la sufi ciente madurez y calidad incluso para ser titular. Para Koeman es indiscutible en el ataque, junto a Messi. «Si hay gente joven, para que ganen experiencia tienen que jugar partidos. Yo sólo miro los que creo que serán los mejores once, no depende de la edad», insistió varias veces el entrenador holandés en la previa del Clásico. Koeman mira el rendimiento, no el DNI, y los números están a favor de Ansu Fati. Si suele decirse que lo más difícil del fútbol es el gol, el futbolista nacido en Guinea y ya internacional con España tiene una relación envidiable con él. Lleva cuatro este curso, con una precisión fantástica: en Liga suma tres en seis remates y en la Champions acertó una vez de tres ante el Ferencvaros. En total, el joven canterano ha marcado 12 dianas y sólo ha necesitado 19 intentos.

Recientemente ha entrado en el Libro Guinnes de los Récords por ser el más joven en anotar en la Champions: el 10 de diciembre de 2019 logró el 1-1 ante el Inter en Milán con apenas 17 años y 40 días. No será el primer Clásico para él, pero sí será el primero en el que participe desde el comienzo y con cierta responsabilidad. En los del año pasado apareció en los diez minutos finales tanto en el Camp Nou como en el Bernabéu, duelo este último en el que destacó Vinicius para el Real Madrid, el otro joven que refleja el cambio de orden en este tipo de partidos. «Sabemos que estos dos jugadores son, a pesar de su edad, muy buenos, están aprendiendo mucho, su trayectoria va rapidísimo», dice Koeman. «Ansu esta predispuesto a mejorar y nosotros tenemos que ayudar a que lo haga», dice su entrenador.