El mejor Atlético sólo puede empatar en Moscú (1-1)

Mandó en el partido, tuvo la posesión y varias oportunidades, pero le faltó contundencia

Jose Gimenez, celebra el gol del AtléticoMaxim ShemetovAP

La falta de puntería sigue condenando al Atlético. Es un problema que debía solucionar Luis Suárez, pero el uruguayo arrastra otros problemas, como el de no marcar nunca fuera de casa en la Liga de Campeones. Y el Atlético se quedó sin una victoria que merecía.

El uruguayo es el motivo de que el Atlético esté en proceso de cambio de piel, según explica Simeone. Es un delantero capaz de empujarla en el área, pero para eso necesita que los balones lleguen. Y eso intentó xel Atlético en Moscú con una fluidez desacostumbrada. Posesión, llegadas y remates, el juego del equipo rojiblanco lo tenía todo. Menos el gol.

Algo debe de encontrar el Atlético en el estadio del Lokomotiv de Moscú porque allí fue donde el año pasado hizo su partido más completo con goles de Thomas y Joao Félix. Al ghanés no se le echa de menos y el portugués va a más. Lidera el juego ofensivo de su equipo sin miedo y sin complejos. Y a su lado crecen también algunos buenos futbolistas, como Correa o como Koke. El capitán, después de un gran partido ante Osasuna, parece en proceso de recuperar su mejor nivel.

Koke sustituyó a Saúl tras el descanso y subió el nivel del equipo. Ahora que Herrera ha entrado en las rotaciones y con la llegada de Torreira, el Atlético tiene más variedad en esa posición. Más aún con el fichaje de Kondogbia. Saúl sólo aguantó 45 minutos, pero lanzó uno de los disparos más peligrosos del Atlético en la primera mitad. Quizás echó de menos su llegada el equipo en la segunda mitad.

El gol llegó por un camino menos previsible. Herrera puso una pelota donde Giménez la necesitaba para rematar de cabeza y el uruguayo puso al Atlético por delante. El partido no había cumplido los veinte minutos y prometía cosas buenas para el Atlético. Giménez acaba de regresar después de pasar por el coronavirus y una lesión, pero parece que no ha pasado nada en este tiempo.

El partido se torció unos minutos después por una mano de Herrera en el área de esas que pitan ahora. El árbitro revisó la jugada en el VAR y en la tarea fue a molestarle Luis Suárez, que se ganó una tarjeta amarilla por invadir el área de revisión. Marcó Mirenchuk, pero ni siquiera entonces parecía que el Lokomotiv estuviera a la altura del Atlético.

Pero el equipo ruso sí lo estuvo, a la altura del Atlético de antes, del que se encontraba cómodo cuando le atacaban. Cuando sufría un bombardeo y salía ileso. Algo así debió de sentir el Lokomotiv ante el empuje del equipo de Simeone.

El Atlético vivió en el área del equipo moscovita, pero sin resultados. Al Lokomotiv no le quedaba más alternativa que defenderse, aunque aún se permitía dar algún susto a Simeone y a sus futbolistas. Con el Atlético volcado en el campo rival, Lodi tuvo que esforzarse para evitar un remate en el área pequeña.

Pero el Atlético presionaba bien arriba para robar y no dejar salir a su rival. Sólo le quedaba encerrarse. Pero le faltaba la precisión en los últimos metros al Atlético. A veces eran errores suyos; otras, acierto de defensas como Murilo, que fue capaz de quitarle un remate a Joao Félix desde el suelo cuando ya estaba preparado para rematar.

A la mala suerte de la falta de gol, el Atlético añadió la lesión de Vitolo. El canario sólo aguantó nueve minutos en el campo antes de quedar tendido sobre el césped y ser sustituido por Torreira. Perdía el equipo el desborde que buscaba en los últimos minutos.

No afectó al dominio del juego. El Atlético terminó lanzando un córner sobre el área de Guilherme. Buscando la victoria hasta el último instante. El equipo del Cholo está en el buen camino.