Katie Taylor despierta del sueño a Miriam Gutiérrez

La española aguantó en pie los diez asaltos y perdió a los puntos contra la irlandesa, que conserva los cuatro cinturones que ponía en juego

Katie Taylor revalidó los cuatro títulos del mundo que ponía en juego ante Miriam GutiérrezDazn

Miriam Gutiérrez despertó a golpes del sueño mundial que la había llevado hasta Londres. No tuvo opción ante la irlandesa Katie Taylor. Reconocida como la mejor boxeadora del mundo libra por libra salió dispuesta a demostrarlo desde el comienzo.

El primer asalto fue un torbellino de golpes de Taylor, que quería marcar el territorio desde el primer instante. Demasiado rápida y demasiado certera para Miriam, que todavía trataba de tomar la distancia al combate sin saber cómo responder a tantas manos que le llegaban tan rápido.

Miriam bastante tenía con aguantar en pie. No tenía tiempo para adaptarse en su primera experiencia fuera de España. Taylor no estaba dispuesta a concederle un respiro, no dejaba ni un momento para la duda. Y cuando parecía que Miriam se levantaba decidida a igualar un poco la pelea, volvía a sacar otra serie de manos que la aturdían contra las cuerdas. Sólo le quedaba el abrazo como arma de defensa.

Miriam resistía, con la ayuda de su entrenador, Jero García, que le pedía desde la esquina que aguantara “treinta segundos”. Se trataba de resistir el primer desahogo de la campeona, que ponía en juego cuatro cinturones del mundo. En esos treinta segundos iniciales de cada asalto intentaba asfixiar a la española, dejarla sin aire y sin ánimo.

Pero hace falta algo muy fuerte para derribar a Miriam. Consintió una caída, sobre la campana del cuarto asalto, pero la cuenta era una cuestión rutinaria. No se había rendido ni se iba a rendir por eso. Intentaba sacar alguna mano, pero siempre se encontraba la contra de la campeona.

Continuó los diez asaltos en pie, porque además del sueño estaba en juego orgullo. Como Poli cuando fue a pelear contra Pernell Whitaker por el mundial de los ligeros y aguantó los doce asaltos con una costilla rota desde el quinto.

Taylor era muy superior. Y el paso de los asaltos tampoco le hacían aflojar el ritmo. Ni una duda ni una oportunidad para la española.

A Miriam, que estaba invicta hasta este combate, le pueden ganar, pero no derrotar. Los jueces no tuvieron dudas. Sólo uno de los tres dio un asalto ganado a la Reina. Pero la experiencia no se la quita nadie y el orgullo sigue intacto.