La falta de ambición, el peor enemigo del Atlético

¿Favorito o candidato? Los números del Atlético son incontestables

Los jugadores del Atlético celebran el gol de la victoria ante el BarçaJesœs G. FeriaLa Razon

Con la absurda guerra declarada sobre hasta qué punto es el Atleti favorito o candidato al título liguero, la realidad es que sus números son incontestables. Son ya 24 partidos los que acumula sin conocer la derrota, depende de sí mismo para liderar la tabla y sólo ha encajado dos goles en lo que va de curso. La etiqueta del papel a desempeñar se la está ganando a pulso merecidamente en una temporada donde Madrid y Barca dejan, hasta el momento, más sombras que luces. Cuenta con una plantilla competitiva y compensada en todas sus líneas y mezcla jugadores con experiencia y talento joven aún por evolucionar. Así que la responsabilidad debería ser un privilegio antes que una losa.

Prueba de ello es que el planteamiento más ramplón de todo el año fue suficiente para ganar al peor Barcelona que se recuerda en lustros, con Griezmann desaparecido y Messi deambulando por el campo. Los colchoneros volvieron a alejarse de la portería contraria dejando la posesión al rival para salir a la contra y hasta el gol de Carrasco, con el que concluyó la primera parte, no se decidieron a querer mandar en un partido donde les faltó saberse superiores. Aun así, los de Koeman rozaron el empate mientras los locales pedían la hora con cuatro centrales en el campo y es que la falta de ambición podría ser el peor enemigo de este Atleti.