Tenis

Se cumplen 20 años de la primera Copa Davis de España... A la que han seguido otras cinco

Fue en la época previa a Nadal y se cumplió un sueño que se llevaba buscando muchos años

Albert Costa, Alex Corretja, Joan Balcells y Juan Carlos Ferrero los héroes de la primera Copa Davis que conquistó España, en 2000 en el Palau Sant Jordi
Albert Costa, Alex Corretja, Joan Balcells y Juan Carlos Ferrero los héroes de la primera Copa Davis que conquistó España, en 2000 en el Palau Sant JordiLa Razón (Custom Credit)EFE

Este jueves se cumplen 20 años de un “tsunami deportivo” que sacudió la historia del tenis en España. Después de treinta y tres años de espera, desde la última final disputada, un grupo de jugadores y técnicos se unieron para lograr la primera de las seis Copas Davis, un hito del que todos se sienten especialmente orgullosos. Fue en el Palau Sant Jordi, en Barcelona, y ante 14.000 espectadores, donde el conjunto dirigido en pista por Javier Duarte, “Dudu”, como capitán, miembro del denominado entonces G-4, venció a Australia por 3-1, con el punto final logrado por Juan Carlos Ferrero, que entonces contaba 20 años, al derrotar a Lleyton Hewitt. Y se consiguió ante la mirada perpleja de un joven tímido e introvertido de 14 años, Rafael Nadal, que había portado la bandera española en el equipo, y que después ha estado presente en las cinco restantes ensaladeras, aunque no pudo participar en la final de la de 2008 en Mar del Plata.

En el palco miraban atónitos e ilusionados, ex jugadores como Alberto Arilla, Emilio Martínez, Juan Gisbert y Manuel Orantes, mientras que José Luis “Lis” Arilla y Andrés Gimeno, narraban la eliminatoria para las televisiones, y celebraban que por fin la maldición de la Copa Davis se había acabado. Había sido un año esperanzador, con un compromiso de jugadores y técnicos pactado durante un desayuno con el entonces presidente de la Federación Española de Tenis, Agustín Pujol. “Fue una apuesta que salió bien”, recuerda Pujol a EFE, “hubo un compromiso de todos, y mi mérito, si hubo alguno, fue poner los medios para facilitar la labor a los que tenían que ganarla, los jugadores”.

Pujol había sustituido a Manuel Santana al frente de la capitanía y había confiado la dirección técnica a tres de los entrenadores del momento que tenían a su cargo a los mejores jugadores: Javier Duarte, Jordi Vilaró y José Perlas, a los que luego se unió un técnico de la federación, Juan Avendaño. Nacía entonces el G-4. ”Fue tocar el cielo”, narra Pujol sobre la primera Ensaladera ganada por España en Barcelona, “era algo que le faltaba al tenis español, porque a nivel individual se había ganado ya todo. Y todo esto sucedió en la “fase previa” de la Era Nadal”, añade.

El equipo español tenía esa deuda pendiente. Los pioneros del tenis de este país, Manuel Santana, Gisbert, Arilla, Juan Couder y Manuel Orantes lo habían intentado en las finales de 1965 y 1967, en Sydney y Brisbane, contra Australia, y el resultado fue el mismo: derrota por 4-1. El formato de entonces, denominado “challenge round” permitía al país campeón el año anterior descansar hasta la final y recibir en casa al aspirante, que había superado las duras rondas anteriores, eligiendo ciudad, tipo de pista y bola. La hierba fue elegida siempre por los “aussies” para recibir a los españoles. Estados Unidos y Australia, países pioneros en esta competición, habían sacado provecho de esta especial definición, y son con 32 y 28 títulos, respectivamente, los líderes.

“¿Tan egoístas somos?”

En aquel 2000, el resultado del sorteo, ya con el formato de Grupo Mundial instaurado, había sido bastante favorable para el conjunto español, que jugó todas las eliminatorias en casa, venciendo a Italia (4-1) en CT Murcia, a Rusia (4-1) en el Club Cerrado Calderón de Málaga, y a Estados Unidos (5-0) en la Real Sociedad de TC de Santander. En todas las eliminatorias, el G-4 había llevado a los mismos jugadores, excepto en la primera contra Italia, donde participó Francisco Clavet, ganando el último partido contra Vincenzo Santopadre.

Llegaba la gran final, y el tercer intento del conjunto español de saldar una deuda con la historia, y el destino les había puesto enfrente a Australia, su verdugo en las dos citas anteriores. El conjunto “aussie” contaba entonces con Hewitt, Patrick Rafter, Mark Woodforde y Sandon Stolle, capitaneado por un legendario como John Newcombe.

La eliminatoria comenzó con intriga, pues en el sorteo celebrado en el Patio de los Naranjos del Palacio de la Generalitat, se supo que Alex Corretja, número uno del equipo español, no jugaría el primer día, y se le reservaba para el doble del sábado con Balcells, y para el domingo. “El recuerdo es de una satisfacción interna de un sueño cumplido. Llevábamos muchos años luchando por ser un equipo y no lo habíamos conseguido, porque el tenis español no estaba unido. Era un buen conjunto de individualidades pero no funcionaba como equipo”, recuerda Corretja a EFE. “Incluso los compañeros del circuito me lo habían comentado. Y a mí eso me dolía porque siempre me consideré un hombre de equipo y me decía que de pequeñitos ganábamos todas las competiciones por equipos y de mayores no. ¿Tan egoístas somos?”, añade. Ese año no lo fueron.

Comenzó la final, y la primera jornada acabó con un inquietante 1-1, pues después de cuatro horas y nueve minutos, Albert Costa cedió ante Hewitt, por 3-6, 6-1, 2-6, 6-4 y 6-4. A continuación, Ferrero niveló la contienda al derrotar a Rafter por 6-7 (4), 7-6 (2), 6-2, 3-1 y abandono del australiano por lesión.

Balcells se había convertido en un baluarte en el doble en las eliminatorias anteriores y había formado con Corretja una sólida pareja. Aquella tarde del sábado el dúo español, llevado en volandas por el público, respondió y de forma contundente venció a Mark Woodforde-Sandon Stolle, por 6-4, 6-4 y 6-4 en dos horas y 14 minutos.

Todo se decidiría en la última jornada. Había impaciencia, presión porque la victoria estaba muy cerca, y una emoción contenida. Los entonces Reyes de España, Juan Carlos y Sofía presidieron en el palco, acompañados por la Infanta Pilar, Jordi Pujol, presidente de la Generalitat, y Juan Antonio Samaranch, del COI, entre otras personalidades. Y Ferrero, con un temple y aplomo impropio de sus 20 años, selló el triunfo español al vencer a Hewitt, por 6-2, 7-6 (5), 4-6 y 6-4, con un revés paralelo final. Un punto histórico que se recordará siempre. La explosión de alegría fue atronadora. Duarte saltó a la pista, saltándose el protocolo y sin saludar antes a Newcombe (luego se disculpó) y todos formaron una piña sobre Ferrero. España se convertía en la décima nación campeona de este torneo centenario, y la deuda quedaba saldada.

Se iniciaba entonces un dominio espectacular del tenis español en esta competición. Luego llegarían cinco Ensaladeras más, las logradas en 2004 (en Sevilla contra Estados Unidos 3-2), 2008 (Mar del Plata, contra Argentina 3-1), 2009 (en Barcelona, contra República Checa 3-2), 2011 (en Sevilla, contra Argentina 3-1) y 2019 (en Madrid, contra Canadá 2-0). Pero todo comenzó en el Palau Sant Jordi hace 20 años, cuando el compromiso y la unión lograron una gigantesca ola que sigue golpeando y haciendo del equipo español un favorito, mientras la ilusión de sus jugadores se mantenga. (Efe)