Unionistas de Salamanca. Una odisea de 940 kilómetros

El equipo fue obligado a viajar a Ferrol por carreteras heladas, lo que provocó la indignación del club y de sus jugadores

Así estaba la carretera por la que tuvo que transitar Unionistas camino de Ferrol en la salida de Salamanca
Así estaba la carretera por la que tuvo que transitar Unionistas camino de Ferrol en la salida de Salamancaantena 3la razon

Un gol de Álex Rey en el minuto 89 dio la victoria al Unionistas de Salamanca en su visita a Ferrol. Un triunfo que confirma su liderato en el subgrupo A del Grupo 1 de la Segunda División B. Pero el partido ya era lo de menos para el equipo fundado por aficionados de la difunta Unión Deportiva Salamanca.

Lo más duro para Unionistas fue llegar hasta Ferrol por carreteras heladas. La primera labor era encontrar un autobús para el viaje. La empresa con la que habitualmente trabaja el club se negó a hacerlo «para no poner en riesgo ni a sus trabajadores, ni a sus clientes, ni a sus propios autobuses», según aseguró Unionistas en un comunicado.

Para viajar a Ferrol tenía que incumplir una orden del Ayuntamiento de Salamanca que impedía la circulación de autobuses en la ciudad. Pero a la una de la madrugada del domingo consiguió contactar con una empresa que se ocupara del transporte.

El primer paso estaba dado, pero no era tan sencillo. En la mañana del domingo algunos jugadores, como el defensa Ramiro Mayor, no pudieron llegar hasta el punto de concentración para iniciar el viaje y tuvieron que ser «rescatados» por otros compañeros en sus coches.

«Lograron salir un poco más tarde de lo previsto, a las diez menos cuarto aproximadamente. Lo que peor estaba era la salida. Toda Salamanca estaba helada y también el tramo de autovía de Salamanca a Zamora. De Zamora para arriba sí hay nieve en las cunetas, pero estaba el camino bastante decente y han podido seguir sin problema», cuenta el jefe de prensa del club, Alberto Marcos. «Han podido salir, casi patinando y con todo helado, pero si llega a estar un poquito peor igual se quedan atascados en la carretera», añade.

El club tuvo prácticamente que improvisar el viaje después de que en la tarde del sábado recibiera la notificación de la Junta de Castilla y León de que su partido estaba suspendido, pero la confirmación de la Federación Española nunca llegó. «No es que se lo inventara la Federación de Castilla y León, es que estaban en reunión con la Federación Española y nos dijeron “no viajéis, que está suspendido”. La confirmación no llegaba, no llegaba, pero a nosotros sí nos habían confirmado que no se jugaba. De ahí la confusión», explican en el club. La Federación sí suspendió otros partidos como el del Guijuelo, que tenía que jugar en Pontevedra o el del Salamanca UDS, que tenía que recibir en el Helmántico al Compostela. «No lo entendemos», reconocen en la entidad salmantina. «El trayecto es más o menos el mismo».

En Unionistas piensan que el Ferrol ha hecho todo lo posible por que se jugara el partido. El equipo salmantino tenía, además, tres bajas por Covid. «Sanitariamente también era un peligro. Tienes que meter a un equipo que ha estado en contacto con positivos seis horas para ir, seis horas para volver y a ver si no hay otro brote o contagio dentro del equipo y que no contagies a nadie del rival», explica Alberto Marcos.

El equipo pudo llegar por fin a Ferrol y, aunque con media hora de retraso sobre el horario previsto, el partido pudo disputarse. Gracias al gol de Alex Rey Unionistas disfruta ya de cinco puntos de ventaja sobre el segundo clasificado de su grupo, el Deportivo.

La Federación solicitó a Unionistas todo tipo de documentación para que se pudiera suspender el partido. «Sabemos que hay otros clubes que han suspendido partidos que no han tenido que mandar absolutamente nada. El sábado estuvimos mandando de todo, capturas de las cámaras de tráfico para ver cómo estaban las carreteras de mal, la certificación del Ayuntamiento, de la Subdelegación del Gobierno y las indicaciones del Gobierno y de la DGT, que decían que nadie viajara», explican en el club. Pero el partido no se suspendió. La Federación ofreció jugar más tarde por el retraso en el viaje, pero Unionistas lo rechazó. No sólo por el riesgo de retrasar el viaje y encontrarse con hielo. «Ofrecían jugar el lunes o quedarse a dormir en Ferrol, pero hay gente del cuerpo técnico que trabaja el lunes, así que tampoco podían quedarse a hacer noche allí». Finalmente, el equipo pudo regresar sin sobresaltos en el camino entre Ferrol y Salamanca.