Fútbol

El enigma Joao Félix

El mejor momento del Atlético coincidió con su mejor nivel. Simeone espera que el destello ante Osasuna no sea un espejismo

Joao Félix, entre Correa y Luis Suárez, en el último entrenamiento del Atlético
Joao Félix, entre Correa y Luis Suárez, en el último entrenamiento del Atléticoatleticodemadrid.comatleticodemadrid.com/EFE

Joao Félix ha estado hibernando durante gran parte de la temporada. Marcó en el primer partido del ejercicio contra el Granada y en dos partidos, sexto y séptimo del curso, añadió cuatro goles a sus cuentas. El impulso de su juego y de sus goles sirvió al Atlético para convertirse en líder destacado de la Liga y para conseguir una ventaja que ha conseguido administrar hasta hoy. Pero desde entonces, desde el 4-0 contra el Cádiz en el Metropolitano el 7 de noviembre, el rendimiento del portugués se vino abajo. Sólo ha sumado dos goles más en toda la temporada, el último el 28 de febrero en la victoria en Villarreal.

El portugués ha dejado de ser la referencia en el juego del equipo para convertirse en un faro intermitente. Desde entonces sólo ha completado un partido, la derrota contra el Levante (0-2). Y no ha sido titular en ninguno de los últimos siete encuentros. Dos de ellos por lesión, pero en los cinco finales por decisión de Simeone.

Joao Félix no ha rendido como se esperaba de él, no ha liderado al equipo y no se ha terminado de adaptar como se esperaba de él. Nunca ha llegado a ocupar el lugar que dejó libre Griezmann, aunque el presidente del club haya descartado un cambio por el ahora jugador barcelonista. «Ojalá podamos recuperarlo», dijo del francés, «aunque no creo que el Barcelona quiera venderlo», aseguraba. Pero no se imagina a Joao Félix fuera del Atlético en un plazo cercano.

El club sigue manteniendo la fe en el portugués, en una futura explosión para llegar al nivel que se esperaba de él cuando el Atlético pagó 127 millones de euros al Benfica. Y Simeone también. «Esperemos que Joao en el momento en que tenga que estar dentro del campo, ya sea de inicio o entrando nos dé lo importante que tiene. El equipo lo necesita», aseguraba el preparador rojiblanco antes de enfrentarse a Osasuna en la última jornada de Liga.

Y Joao Félix apareció cuando el equipo lo necesitaba. El Atlético perdía por 0-1 ante el equipo navarro cuando el portugués se inventó un pase por encima de la defensa para Lodi que valió el empate.

Por detalles como ese, el Atlético no está dispuesto a venderlo. La política del club es rentabilizar el fichaje y vender más caro de lo que compra. Eso es lo que hizo con Griezmann y lo que espera hacer con el portugués si algún día tiene que salir. Joao Félix es el fichaje más caro de la historia del club. El hombre sobre el que espera edificar su futuro el Atlético.

A pesar de las intermitencias, ha disputado 39 partidos esta temporada y el mejor momento del Atlético ha coincidido con sus mejores prestaciones. Bajó el rendimiento del portugués y al equipo comenzó a costarle bastante más sacar adelante sus partidos. Simeone espera que haya llegado a la última jornada en condiciones de llevar al Atlético hasta el campeonato siete años después. Los grandes jugadores aparecen en los grandes momentos.