Un palco en China para ver la Liga y la Fórmula 1

La empresa española VRM comercializa en el país asiático experiencias Vip de la Liga y de la Fórmula 1. Más adelante pretende incorporar más deportes y más países

Fernando Alonso, en el paddock
Fernando Alonso, en el paddockTwitterTwitter

«Experiencias únicas e irrepetibles» relacionadas con eventos deportivos. Eso es lo que ofrece a sus clientes la empresa española VRM, según explica su CEO, Juan Marí. Pero esas experiencias ya no tienen que disfrutarse en el mismo lugar donde se desarrolla el evento. VRM ha llevado más allá el concepto de palco Vip y de momento ya ha firmado con la Liga y con la Fórmula 1 para comercializar la idea en China.

Y la experiencia va más allá de sentarse a ver el partido rodeado de canapés. Se trata de que los invitados se sientan parte del evento. Y eso empieza por jugarlo. Por ejemplo, el clásico del próximo domingo. «Vamos a un estadio de Primera División y a 25 los llevamos a un vestuario y los vestimos del Barcelona y llevamos a dos leyendas del Barcelona. Y a los otros 25 los llevamos al otro vestuario, los vestimos de arriba abajo del Madrid y les llevamos a dos leyendas del Madrid.

Y los clientes juegan su clásico con dos leyendas del Barça y dos leyendas del Madrid», explica Marí. Pero la experiencia continúa. «Cuando acaban, bajamos al vestuario, ponemos una pantalla y a lo mejor uno de los jugadores del Barcelona les dice: “Chicos, sé que habéis disfrutado, pero ahora es nuestro turno”», añade. Después les espera el partido en pantalla grande con un catering y con la compañía de las leyendas con las que han jugado su partido. Desde el estadio habrá una conexión con un periodista o un influencer chino para que salude a los invitados antes del partido. Y al finalizar, una conexión con uno de los miembros del equipo ganador.

Óscar Mayo (izqda) y Juan Marí, ceo de VRM
Óscar Mayo (izqda) y Juan Marí, ceo de VRM FOTO: VRM

Algo parecido se puede vivir en la Fórmula 1. En lugar de jugar un partido, a los invitados se les ofrece una experiencia de conducción que les permitirá probar el último modelo de algún vehículo de lujo, que conduzcan un Fórmula 1 con un instructor al lado o ser copiloto, por ejemplo, de Emerson Fittipaldi. El brasileño, dos veces campeón del mundo, es embajador de VRM, pero no es la única leyenda con la que pueden coincidir los invitados. La Liga y la Fórmula 1 ponen sus propios embajadores y sus leyendas a disposición de este tipo de eventos.

Los futbolistas o pilotos históricos, de momento, no podrán viajar a China por la estricta normativa sanitaria del país, que obliga a estar 21 días confinado al llegar y a una semana de vigilancia estricta. Pero hay fórmulas para suplirlos. «Tenemos famosos e influencers locales que suplen la presencia de estos embajadores de la Liga que no pueden acceder. La experiencia no es tanto la de compartir el partido con un futbolista como estar jugando con alguien reconocido y a quien conoces», explica Marí.

«Lo que nosotros ofrecemos a los propietarios de las competiciones, a la Fórmula 1, a la Liga, es la ocasión de monetizar el hospitality a miles de kilómetros de donde el evento se produce. Es decir, las marcas patrocinadoras de la Liga a nivel mundial, a nivel local o incluso aquellas marcas que no están asociadas a la Liga van a poder ejecutar acciones de hospitality para sus clientes relacionadas con la Liga», cuenta Juan Marí. «Los grandes patrocinadores de la Fórmula 1 que pagan millonadas sólo tienen la ocasión de explotar el mercado más grande del mundo, que es China, cuando es el Gran Premio de Shanghai y en época covid llevamos dos años que no ha habido Gran Premio de Shanghai. Gracias a VRM, sea donde sea el Gran Premio, los grandes patrocinadores de la Fórmula 1 van a poder activar sus patrocinios semana a semana», asegura.

Juan Marí, CEO y cofundador de VRM (derecha), junto a Pablo Sánchez Marquiegui, COO y cofundador de la empresa.
VRM
04/10/2021
Juan Marí, CEO y cofundador de VRM (derecha), junto a Pablo Sánchez Marquiegui, COO y cofundador de la empresa. VRM 04/10/2021 FOTO: VRM VRM

«Nuestra visión es ser una solución de hospitality que puede resultar muy beneficiosa para las marcas, porque la capilaridad de su patrocinio es mucho mayor y para las competiciones es dinero nuevo. Es un ingreso nuevo porque están pudiendo monetizar el hospitality a miles de kilómetros de donde acontece su evento», argumenta. Y les permite, incluso, captar nuevos patrocinadores.

Todo esto, además, sin perder de vista el medio ambiente. «Tenemos un programa de sostenibilidad. Gracias a nosotros la Fórmula 1 hace una compensación de huella de carbono, de partículas negras», dice Marí . La gente que se concentra en los eventos locales es gente que no desplaza la Fórmula 1». Además, tenemos el compromiso de que en todos nuestros eventos empleamos productos de temporada, en la medida de lo posible producto local y empleamos trabajadores locales en un porcentaje elevado, un 70 por ciento. Intentamos que el impacto medioambiental se reduzca mucho», explica.

El negocio está comenzando. Sus primeros clientes son la Liga, la Fórmula 1 y tres torneos de tenis, el Godó, Bruselas y Buenos Aires. Pero habrá más y en más países.