“El controlador que quería erradicar a los gays”: el horror de la selección femenina con Quereda

Los desgarradores comentarios de las jugadoras en el documental ‘Romper el Silencio’ han provocado un gran revuelo en redes sociales: “Quería erradicar la homosexualidad. La consideraba una enfermedad”.

El duro relato de las jugadoras ha provocado un gran debate en redes
El duro relato de las jugadoras ha provocado un gran debate en redes FOTO: ARchivo La Razon

Es uno de los debates que copan las redes sociales desde hace unos días. Ignacio Quereda (Madrid, 1950) fue el entrenador de la Selección española de fútbol femenino en 1988. Un técnico que fue duramente criticado por varias generaciones por no alcanzar ningún logro y, sobre todo, por las humillaciones a las que sometía a sus jugadoras. Ahora, las deportistas revelan los abusos a los que fueron sometidas durante más de dos décadas.

El pasado jueves, el programa ‘Informe+’ de Movistar + estrenaba “Romper el Silencio”, un desgarrador y a ratos escalofriante relato por parte de futbolistas de la absoluta de varias generaciones que no ha dejado indiferente a nadie y que ha provocado miles de comentarios de apoyo y de indignación a partes iguales. Unos de los asuntos que han corrido como la pólvora son las acusaciones de homofobia vertidas contra el técnico. Vero Boquete y Vicky Losada recuerdan en la cinta que el técnico concebía la homosexualidad como “una enfermedad”. “Él la homosexualidad la quería erradicar. A mí con 16 o 17 años me dijo eso y yo pensé: ‘he venido a jugar al fútbol’”, explica Losada.

Tras 27 años en el cargo y después de un ‘basta ya’ de las jugadores ante los continuos abusos y vejaciones, Quereda dejó el banquillo de ‘La Roja’. Ahora, las jugadoras han denunciado la pesadilla que vivieron con el objetivo de que no se vuelva a repetir y, dado el caso, se escuchen sus voces.

En este informe documental, se cuenta cómo, pese a que con Quereda el conjunto español estuvo 16 años sin acudir a competiciones internacionales y su mejor clasificación en la FIFA fue la plaza 14, él seguía al frente.

Según el documental, esto se permitió gracias a la complicidad del seleccionador y la Federación Española con el vicepresidente de la FIFA y de la UEFA, Ángel María Villar.

Varias internacionales españolas ofrecen un duro relato de lo vivido durante casi tres décadas con el ex seleccionador, a quien definen como una persona “muy fría y muy arisca”. “Cuando se le ponía una chica aquí, a por ella. Y siempre eran las mismas”, recuerdan. Alguna incluso señala que “muchas acabaron llorando”.

Roser Serra, internacional entre 1989 y 1999, asegura que en un primer momento no tuvo conciencia de estar siendo víctima de abusos: “Con 20 años no tienes la experiencia de saber lo que es el maltrato psicológico, no era consciente hasta que pasaron unos años... y piensas ‘aquí pasó algo. Normalmente cogía a las más jovencitas y cuando una se le ponía entre ceja y ceja no paraba”.

“Si había un error o una mala colocación, había un grito”, una de las protagonistas confiesa que “le encantaba humillar y chillar a alguna delante del grupo”.

A ver si te cuidas, que estás gorda” o “vaya plaza de toros que tienes…” son otras de las frases que destacan de este nuevo informe de #Vamos.

Obsesivo y controlador

A lo largo del documental, las futbolistas de la Selección participantes desgranan la personalidad del exseleccionador, cuyo control sobre ellas era obsesivo: “Nos obligaba a dejar las puertas de las habitaciones abiertas y por la noche pasaba una por una a controlar”, rememora Prieto. “Hasta si comprábamos algo nos miraba las bolsas”, añade una compañera.

Un control que trascendía incluso al trato con la prensa, para la que Quereda era el enemigo: “Yo tenía seis entrevistas pactadas antes del Mundial con diferentes medios y me las canceló”, recuerda Vicky Losada sobre la cita mundialista de 2015 en Canadá, primera presencia en 16 años y en la que España quedó eliminada en la fase de grupos sin conocer la victoria. “No hubo preparación”, coinciden.

¿Por qué no fue cesado?

Y tras ese mundial ya intentaron que fuera cesado. En 2015, lo que permanecía oculto saltó por los aires tras la eliminación de la selección femenina en el Mundial de Canadá. Caer ante Corea reabría una herida arrastrada durante años y el descontento de la plantilla con Ignacio Quereda se hacía patente tras las denuncias de varias jugadoras.

La primera muestra de ese distanciamiento fue en modo de comunicado en el que las jugadoras subrayaban que «la preparación del Mundial no había sido la correcta, los amistosos inexistentes, la aclimatación escasa, el análisis de los rivales y la forma de preparar los partidos insuficientes», y un largo etcétera de motivos por los que la confianza en Quereda era nula.

Pero las críticas no se quedaron ahí y muchas jugadoras decidieron a sacar a la luz lo que realmente pasaba. «Nos trata como niñas, no como a profesionales, que es lo que somos. Sus charlas y discursos siempre llevan la coletilla de chavalitas, algo que sabe que no nos gusta pero que sigue haciendo. Ya no se trata de fútbol sino de educación y respeto» declaraba en 2015 Vicky Losada al diario Marca.

Sin embargo nadie hizo nada. Ahora por fin han alzado la voz y las reacciones no se han hecho esperar. Un documental que sin duda hay que ver.