142-137. Llull lidera la rebelión

El Madrid supera a los Thunder en la prórroga con una exhibición en los instantes decisivos del base, que prefirió Europa a la NBA.

El alero español de los Oklahoma City Thunders, Alex Abrines (c), celebra uno de los triples conseguidos
El alero español de los Oklahoma City Thunders, Alex Abrines (c), celebra uno de los triples conseguidos

El Madrid supera a los Thunder en la prórroga con una exhibición en los instantes decisivos del base, que prefirió Europa a la NBA.

Para suerte del Real Madrid, Llull decidió antes de comenzar la pasada temporada que su lugar estaba en Europa y no en los Rockets de Houston. El base, que en 2007, cuando era un recién llegado, se presentó al mundo con 17 puntos en la victoria del Madrid ante los Raptors, lideró la rebelión ante los Oklahoma City Thunder. Su partido fue una locura. No sólo forzó la prórroga con un triple en el último segundo. También había anotado un triple antes de que sonase la bocina del descanso y otro al final del tercer cuarto. Es el alma del Madrid y le va la marcha como a ningún otro en la plantilla blanca. Por eso cuando olió que podía ser otra noche para el recuerdo se olvidó de los árbitros, levantó al Palacio y el Madrid logró la segunda victoria de su historia ante un equipo NBA.

Los estadounidenses controlan hasta el último detalle en su desembarco en Europa. Nada se deja al azar. La improvisación es cosa de los jugadores y mejor si es sólo de los suyos. Porque la invasión incluye desde el parquet hasta los árbitros. Todo está muy bien atado, demasiado bien atado. Como si unos Thunder que están quitándose las legañas de la pretemporada precisaran alguna ayuda. Westbrook y sus chicos se tomaron el partido todo lo serio que se lo pueden tomar cuando llevan apenas un par de entrenamientos. Si a eso se le añade que el Madrid arrancó con una timidez desconocida, los NBA se escaparon y antes del final del primer cuarto manejaban una renta de 15 puntos. Esa distancia se mantuvo hasta que el Madrid se desató a la llamada de Llull.

Los Thunder sin Kevin Durant no dejan de ser un equipo de la zona media de la Conferencia Oeste. Sin KD todo está en manos de Westbrook. Nada se mueve en Oklahoma sin su permiso. Por si hiciera falta demostrar quien es el jefe, además de su sueldo de 26 millones de dólares para esta temporada, Billy Donovan le dejó en pista todo el primer cuarto, aunque luego sólo jugó diez minutos más. Se trataba de marcar el territorio y los Thunder lo hicieron con intensidad defensiva. Las nueve pérdidas en el primer cuarto pusieron el partido muy pronto muy cuesta arriba. Los Thunder llegaron a contar con 22 puntos de ventaja e incluso tuvieron seis en el último minuto. Pero no contaban con el talento de Llull y con un equipo que después de ganarlo todo necesita retos como el de ayer. Los Thunder se percataron tarde que si no defendían como en el primer cuarto se iban a meter en problemas. Encajaron 37 puntos en el tercero, 39 en el último, 16 en la prórroga... Llull fue el encargado de hacer creer a todos que se podía y vaya sí se pudo. Uno de sus triples –el quinto en seis intentos– terminó por desatar al Madrid. Oklahoma se topó con un equipo que competía de verdad y lo que iba a ser una apacible noche terminó en pesadilla.

- Ficha técnica:

142 - Real Madrid (22+28+37+39+16): Llull (22), Thompkins (16), Ayón (6) Rudy (11) y Carroll (24) -equipo inicial-, Randolph (12), Reyes (2), Draper, Hunter (19), Maciulis (6), Nocioni (16), Suárez, Taylor (5) y Doncic (3).

137 - Oklahoma City Thunder (35+30+30+31+11): Roberson (6), Westbrook (18), Sabonis (7), Adams (7) y Oladipo (34) -equipo inicial-, Abrines (12), Ilyasova (11), Kanter (29), Huestis, Morrow (8), Price, Singler (5) y Tarczewski.

Árbitros: John Globe, Matt Boland y Sreten Radovic. Eliminaron por dos técnicas a Gustavo Ayón (min.30) y por seis personales a Sabonis (min.48).

Incidencias: Partido correspondiente a la gira NBA Global Games disputado en el Palacio de Deportes de Madrid (Barclaycard Center) ante 12.414 espectadores.