Euroliga

95-85. Llull marca territorio

Con sus 24 puntos guió al Real Madrid hacia una peleada victoria contra el CSKA

El base del Real Madrid, Sergio Llull (i), entra a canasta ante el pivot del CSKA de Moscú, Andréi Vorontsevich, durante el encuentro
El base del Real Madrid, Sergio Llull (i), entra a canasta ante el pivot del CSKA de Moscú, Andréi Vorontsevich, durante el encuentro

Con sus 24 puntos guió al Real Madrid hacia una peleada victoria contra el CSKA

Cuando Llull está encendido, no hay CSKA que le pare. El duelo entre los dos primeros de la Euroliga estuvo reñido hasta el final, hasta que la constancia de Llull inclinó el partido hacia el lado del Real Madrid. Fue un choque muy igualado, peleado por los dos equipos, en el que sólo al final el Madrid pudo tomar distancia y acabó con la racha de tres partidos sin ganar y tres años sin derrotar al equipo ruso.

Al principio el esfuerzo interior de Felipe Reyes y Gustavo Ayón mantenía al frente en el marcador al Real Madrid junto con uno de los triples imposibles de Sergio Llull, pero el CSKA siempre encontraba la manera de penetrar la defensa blanca e incluso culminaba el primer periodo por delante (23-24). Tres puntos del esloveno Luka Doncic estrenaron el segundo periodo, pero el CSKA tenía a sus dos magos en pista, tanto Teodosic como De Colo, que comenzaban a hacer daño secundados por James Augustine, imparable por dentro.

No obstante, la calidad del ataque de los de Laso les permite solventar las desconexiones atrás con parciales como el que siguió: un 10-2, con un triple de Llull, canastas de Ayón y Maciulis y triple de Thompkins (50-42). CSKA lo maquilló con dos acciones que dejaba el marcador 50-46 al descanso.

La segunda mitad, que comenzó con casi diez minutos de retraso por un error en el marcador, continuó con esa pelea igualada. Primero fue una pugna de triples y a eso le siguió una fase de faltas y tiros libres de la que se benefició el Madrid y redondeó Anthony Randolph, desaparecido hasta el momento, con un mate con tiro adicional. El tercer parcial se cerraba con un 74-70 para los blancos y todo por decidir.

Randolph seguía en su mejor versión al inicio del cuarto definitivo, pero De Colo demostraba que él también sabía de triples imposibles y abría una locura exterior que seguían Maciulis, Teodosic y Doncic. Pese a que el CSKA hacía esfuerzos para bajar las revoluciones al duelo y acercarse (84-82, min. 35) siempre aparecía algún recurso en ataque madridista, bien un triple de Randolph, bien una bandeja con tiro adicional de Llull (90-85).

El ídolo madridista sentenciaría el partido con una bandeja que suponía el 93-85 a falta de los últimos 58 segundos, la guinda a una victoria trabajada, sufrida y de muchos quilates.

- Ficha Técnica:

95 - Real Madrid (23+27+24+21): Llull (24), Maciulis (20), Taylor, Reyes (6), Ayón (14) -equipo inicial-, Rudy (1), Randolph (14), Hunter (4), Doncic (9), Carroll y Thompkins (3).

85 - CSKA Moscú (24+22+24+15): De Colo (18), Jackson (5), Khryapa (7), Kurbanov (7), Hines (8) -equipo inicial-, Teodosic (13), Higgins (8), Vorontsevich (3), Augustine (8), Kulagin (6), Antonov y Fridzon (2).

Árbitros: Sreten Radovic (CRO), Milivoje Jovcic (SRB), Piotr Pastusiak (POL). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Euroliga disputado en el WiZink Center (Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid) ante 11.998 espectadores. EFE