Baloncesto

Españoles en la NBA: entre Ricky y la paciencia

El base de los Cavaliers es el único español con protagonismo en su equipo en el arranque de la temporada. Aldama se ha convertido en el decimooctavo español que debuta en la Liga estadounidense

Ricky está disfrutando con los nuevos Cavaliers
Ricky está disfrutando con los nuevos Cavaliers FOTO: Marcio Jose Sanchez AP

Ricky Rubio ha llegado a su undécima temporada en la NBA después de deslumbrar en los Juegos. Acabó como máximo anotador del torneo (25,5 puntos por partido) y ante Estados Unidos en cuartos se fue hasta los 38 puntos. Los Cavaliers son su quinta franquicia en la Liga y al llegar a Cleveland soltó: «Siento que estoy en la mejor forma de carrera». El arranque de temporada le ha dado la razón. Ricky anota más que nunca (15) y se ha convertido en el líder de un equipo en el que tiene un rol muy definido. Es el referente, junto a Kevin Love, de un grupo muy joven. «Para sobrevivir durante tanto tiempo a nivel profesional y empezando a la edad que lo hizo, Ricky es un ejemplo de espíritu competitivo. Él lo ha demostrado desde que era joven. Tiene un fuego interior dentro que nos ayuda a ganar. Su trabajo es y está siendo mostrarnos el camino para ganar. Él lo tiene muy claro y asume esa responsabilidad porque tiene nivel para conseguirlo», asegura su entrenador J. B. Bickerstaff.

Ricky ha sido capaz de asumir su nueva normalidad. Después de ocho temporadas entre Minnesota y Utah, los Jazz se desprendieron de él y le dieron un disgusto enviándolo a Phoenix. En los Suns ya se convirtió en el guía de un grupo prometedor, pero el idilio con la franquicia de Arizona duró una temporada. Mientras el base regresaba a los Wolves tras estar unas horas en Oklahoma, los Suns alcanzaron las Finales ante los Bucks la pasada temporada. La segunda estancia en Minnesota fue también breve. Y entonces llegaron los Cavs, otro equipo en reconstrucción. Ricky está en su último año de contrato por el que va a cobrar 17,8 millones de dólares y su futuro es una incógnita. ¿Búsqueda de otro gran contrato? ¿Renuncia a muchos dólares para recalar en un aspirante al anillo? ¿Regreso a Barcelona?

En lo que no hay dudas es en el presente de los Cavaliers. Son una de las sensaciones superada la primera semana de competición. Arrancaron con dos derrotas y han ganado de forma consecutiva a Hawks, Nuggets y Clippers. Ricky es decisivo saliendo del banquillo (15 puntos, 4,2 rebotes y 7,2 asistencias en 28:15) en un equipo que tiene un quinteto titular con una media de 23 años. Mucha juventud y muchos centímetros. Tres jugadores por encima de 2,10 (Markkanen, Allen y Mobley) capaces de generar muchos problemas a los rivales y Ricky dirigiendo las operaciones en los minutos decisivos.

La realidad de Ricky no tiene nada que ver con la de los otros cinco españoles en USA. Ibaka todavía no se ha estrenado con los Clippers. La lesión de espalda de la que fue operado en junio todavía le tiene parado. El caso de los Hernangómez es inquietante. Willy se convirtió la pasada temporada en un jugador destacado en la rotación de los Pelicans. De los 18 minutos por partido (7,8 puntos y 7,1 rebotes) ha pasado a no moverse del banquillo. Seis partidos y ni un segundo en pista y eso en un equipo que por dentro no es que ande sobrado de efectivos y talento. La llegada de Juancho a los Celtics prometía otra cosa. Llegó a ser titular en pretemporada, pero han empezado los partidos de verdad y suma ocho minutos en dos partidos porque en los otros tres no se ha movido del banquillo. Su entrenador, Ime Udoka, ex jugador de Gran Canaria y UCAM Murcia, se ha olvidado de un jugador al que le quedan dos años de contrato por algo más de seis millones por temporada. Juancho, además, cuenta con el hándicap de que las dos estrellas del equipo, Brown y Tatum, también son aleros.

Los dos novatos, Usman Garuba y Santi Aldama, tienen muy claro que su principal virtud debe ser la paciencia. Eso que tienen ganado. El ala-pívot de los Rockets ha estado 24 minutos en pista en tres partidos. Aldama tuvo que esperar al cuarto encuentro de los Grizzlies para convertirse en el decimooctavo español en la historia de la Liga. Eso sí el canario aprovechó al máximo el debut ante los Blazers. Con el partido ya decidido para los de Portland estuvo poco más de cinco minutos en pista. Suficiente para lanzar seis tiros de campo, anotar 7 puntos y atrapar 2 rebotes. Aldama lo tiene clarísimo.