F1: Valtteri Bottas gana en Azerbayán

Valtteri Bottas ganó en Azerbayán por delante de Hamilton y Vettel y confirmó el dominio de su equipo. Carlos Sainz fue séptimo.

Mercedes logró su cuarto doblete en 2019. 4 de 4

Valtteri Bottas ganó en Azerbayán por delante de Hamilton y Vettel y confirmó el dominio de su equipo. Carlos Sainz fue séptimo.

Nadie en Mercedes soñaba con firmar cuatro dobletes en las cuatro primeras citas de la temporada 2019. En el bando contrario, ni siquiera las peores pesadillas de los responsables de Ferrari se acercaban a lo que está ocurriendo. Pero la realidad es bien distinta. El dúo formado por Lewis Hamilton y Valtteri Bottas se ha repartido todas las victorias en lo que va de año, y lo que es más inquietante, no parece que nadie esté en condiciones de cuestionar su dominio.

En Bakú, el finés conservó su «pole» conseguida por apenas unas milésimas de ventaja sobre su compañero Hamilton y en ningún momento se planteó en el seno del equipo lo de luchar cuerpo a cuerpo. Las estrategias no dieron margen para la batalla y Ferrari, con Vettel como principal baluarte, no pudo hacer nada. Ni siquiera intentarlo. Leclerc falló en la clasificación con un accidente en el que él mismo se calificó como «estúpido» y su planteamiento en carrera no le dejó mucho margen de maniobra. Intentó salir «a la contra» con la elección del neumático, pero un quinto lugar fue lo máximo que pudo conquistar. Y fue bastante.

Ferrari no parece que vaya a mejorar y, además, en los primeros asaltos de la campaña 2019 no ha sabido gestionar el pique entre sus pilotos y puede que haya perdido algunas oportunidades. La competitividad entre Vettel y el joven Leclerc pudo con el monegasco en la sesión de clasificación y luego le pudieron las ganas de quedar por delante del cuatro veces campeón. El accidente fue consecuencia de esto y le costó la posibilidad de obtener un mejor resultado.

Al menos logró un quinto puesto y un punto extra por marcar la vuelta rápida, algo que ya ha hecho en dos ocasiones en lo que va de año. Carlos Sainz acabó séptimo, remontó desde atrás, superó a su compañero y abandonó su mala suerte. Por fin empieza a mostrar todo lo que puede hacer.