El Chelsea gana la Europa League con un doblete de Hazard (4-1)

El Arsenal fue mejor en los primeros veinte minutos de partido, pero se vino abajo en la segunda parte y se quedó sin Liga de Campeones la próxima temporada.

Los jugadores del Chelsea celebran su triunfo ante el Arsenal en Baku / Efe
Los jugadores del Chelsea celebran su triunfo ante el Arsenal en Baku / Efe

El Arsenal fue mejor en los primeros veinte minutos de partido, pero se vino abajo en la segunda parte y se quedó sin Liga de Campeones la próxima temporada.

Hazard era el hombre más buscado por todo el mundo cuando se acabó la final. Por los dos goles que había marcado y también por lo que iba a decir respecto a su futuro. Las cámaras de las televisiones con derechos le eligieron para la primera entrevista incluso antes de levantar el trofeo y, después de dejar escapar una media sonrisa, dijo la frase con la que pone punto y final a su etapa en el Chelsea. «Sí, definitivamente creo que esto es un adiós. He cumplido el sueño de jugar siete años en la Premier, pero creo que es el momento de buscar nuevos retos». Así se despedía de su equipo después de ser decisivo en la final ante el Arsenal y abría el siguiente capítulo de su carrera. que continuará en unos días en el Santiago Bernabéu.

El belga llega al Real Madrid con una Liga Europa bajo el brazo tras liderar al Chelsea en una segunda parte en la que el Arsenal no pudo hacer otra cosa que rendirse. Un doblete y una asistencia fue el saldo de Hazard en su último partido con los de Stamford Bridge. La mejor rúbrica a siete años de amor con un desenlace en el que no va a haber reproches por ningún lado. En su última noche de azul, Eden dio 45 pases con una efectividad del 87% y tuvo como mejor socio a Giroud sobre el césped del Olímpico de Bakú.

El delantero francés convirtió el centro más bien discreto de Emerson en magnífico con un remate en plancha tras fijar con los brazos a su defensor. Cabeceó a media altura y muy cerca del palo un balón imposible para Cech que daba paso al festival del Chelsea. Giroud ha sido acusado muchas veces de ser un «9» falso por su falta de dinamita, aunque en realidad, para sus entrenadores, su valor es que es un futbolista ideal para jugar de falso «9», que parece lo mismo, pero no lo es. En el Mundial de Rusia fue imprescindible para Deschamps y levantó el título después de jugarlo todo con Francia y no marcar un gol.

En esta Liga Europa sí ha presumido de puntería, y su undécimo tanto en el torneo fue el que empezó a decantar la final. Después, el punta se gustó con una asistencia a Hazard, en ese papel que tanto le gusta interpretar. Una pared entre ambos acabó en el segundo gol de la estrella belga, que ya había marcado poco antes de penalti. Hazard, como todo su equipo, fue de menos a más. A la media hora de juego se había aburrido de esperar el balón en el lado izquierdo y se movía por el centro tratando de ser protagonista. Se lamentó tras un mal pase de Kovacic y tampoco era capaz de conectar con Jorginho y Kanté. Estaban todos desconectados y eso lo aprovechó el Arsenal para instalarse mejor sobre el césped del Olímpico, aunque ni imaginaban el chaparrón que les esperaba tras el descanso.En el segundo tiempo, Hazard apareció en toda su dimensión y en un pispás el título estaba decidido. Consiguió ser por fin todo lo desequilibrante que quería y el plan de Emery se desplomó sin remedio.

Además de sus dos goles, Hazard firmó la asistencia a Pedro en lo que en ese momento era el 2-0. Siempre con la cabeza levantada, una seña de identidad, puso el balón al ex del Barcelona en el centro del área, y el remate mordido del español hizo imposible la estirada de Cech, que se ponía por última vez los guantes como profesional y terminó con lágrimas en los ojos. Su futuro está en el bando de los ganadores, como director deportivo del Chelsea. Su trabajo será, en breve, buscarle recambio a Hazard, que deja Londres para seguir ganando en el Santiago Bernabéu.