Deportes

Pedro Delgado: “La derrota nos enseña a colaborar”

La carta de un doctor en botánica al campeón del Tour refleja a la perfección el espíritu de #MejorConectados de Telefónica

Pedro Delgado, ganador del Tour de Francia
Pedro Delgado, ganador del Tour de FranciaLa Razon

Estimado Señor Pedro Delgado:

Mi nombre es Francisco Humboldt, soy doctor en botánica por la Universidad Politécnica de Nueva York y desde hace 20 años trabajo en el área de regeneración genética de flora para la ONU. Sí ya sé que se estará preguntando cuál será el propósito de esta carta, por qué me está escribiendo este científico y cuánto más debería leer hasta tirarla a la basura. Sobre esto último, le ruego no lo haga.

Si le soy sincero debería empezar por el viaje a Menorca o el análisis de los campos de lavanda en Alicante, pero la realidad es que todo comenzó cuando le vi en la pagina web de Telefónica, #MejorConectados un espacio para inspirarse, encontrarse, conectar y lograr cosas increíbles. Podría mentirle y decirle que comenzó mucho antes, pero no es así.

Ocurrió un miércoles, había estado escuchando una pieza del violinista Kamran, el de la Escuela Superior del Museo Reina Sofía. No le conocía y quise saber más sobre él. Así fue cómo encontré la página #MejorConectados y, una vez que escuché a Kamran, seguí con Ferran Adrià, Rafa Nadal, Teresa Perales. Me sorprendió ver una faceta de estos personajes públicos que no conocía: su vulnerabilidad. Y entonces vi su vídeo en este espacio, acertadamente llamado #MejorConectados y ya entenderá a qué me refiero cuando le digo acertadamente. Si bien las historias de inspiración en la web fueron muy buenas, la suya, señor Delgado, me pareció que tenía un trasfondo que a los científicos nos toca muy de cerca. Es raro que escuchemos hablar de la derrota del modo que usted lo hace. Y menos aún a personajes públicos reconocidos precisamente por sus triunfos. Pero lo que ya es definitivamente extraño es que mencione la importancia de la colaboración. Precisamente, al final del vídeo, usted dice textualmente “de la derrota aprendemos a buscar colaboración con otros. A estar conectados”. Y esa frase es la que impulsó un estudio científico recién publicado. Le explico. Cuando usted habló de colaboración y conexión, seguro se refería a personas, pero yo, como experto en botánica, lo trasladé al mundo vegetal. Y esta es la razón por la cual le quería escribir, debido al impacto que esa última frase produjo en mi… y producirá en el mundo en breve. Estimado Pedro, si me permite tutearle a partir de ahora, seguro hay algo que reconoces al igual que todos los seres humanos y que no ha mencionado en su vídeo de #MejorConectados. Se trata de ese típico aroma que desprende la hierba recién cortada… Sí ya sé que suena extraño que le hable de esto, pero si has llegado hasta aquí, sígueme la corriente un poco más. Como te decía, cuando mencionaste que de la derrota aprendemos la importancia de la colaboración, me puse a pensar qué es la derrota en el mundo vegetal. Podría ser cuando las plantas se marchitan, pero si fuera así no habría posibilidad de redención o aprendizaje como sostienes en #MejorConectados. Así fue cómo llegué a la conclusión de que la derrota para las plantas es impedirles crecer, podarlas. Y aquí es cuando descubrirás el motivo de mi carta. Cuando podamos las plantas, cuando cortamos el césped, ese aroma tan característico se debe a que liberan una serie de compuestos llamados volátiles de hojas verdes. Lo que ocurre es que cuando las plantas se lesionan estas emisiones aumentan como una locura, como cuando nos herimos y las células acuden en bandada al lugar de la herida. En las plantas estos compuestos estimulan la formación de nuevas células en el sitio de la herida para que se cierre más rápido, también actúan como antibióticos que previenen la infección bacteriana e inhiben el crecimiento de hongos. Hasta ahí, muy parecido a los humanos.

Pero estos compuestos, y esto es lo que he descubierto, también actúan como señales de socorro. Cuando podamos la hierba, esta queda indefensa y es atacada por insectos como orugas o caracoles, pero el perfume no solo nos atrae a nosotros, sino a otros insectos… que se alimentan de orugas y caracoles. El perfume es, entonces, una llamada de auxilio, un pedido de ayuda, de colaboración mutua. Estimado Pedro, en #MejorConectados tú dices lo mismo que la Evolución (así, en mayúsculas): en la derrota aprendemos a colaborar.

Gracias a que has compartido tus pensamientos con nosotros en esta página web, ahora estamos desarrollando un perfume, con los mismos compuestos que produce naturalmente la hierba, para que actúe como plaguicida natural, llamando a insectos para que devoren las plagas y eviten enormes pérdidas de alimento sin poner en riesgo nuestra salud.

Por eso quería escribirte. Lo que has hecho en #MejorConectados no solo ha sido inspirar a otros a cambiar su perspectiva, sino también a aspirar a más. Y por eso quería agradecerte.

Me despido con el deseo de que, así como tus palabras me sirvieron de inspiración, las de Rafa Nadal, Ferran Adrià, Pablo Laso o Kamran, sirvan para que otros también se atrevan a más.

Un cordial saludo,

Francisco.