Ciclismo

La hora de la verdad de Enric Mas

El líder del Movistar Team es la gran baza española para la general del Tour. Quiere estar en el podio junto a los dos eslovenos

El ciclista español Enric Mas (Movistar Team), la mejor baza española en el Tour
El ciclista español Enric Mas (Movistar Team), la mejor baza española en el Tour FOTO: MOVISTAR TEAM MOVISTAR TEAM

No está siendo una temporada fácil para Enric Mas, la principal baza española en este Tour de Francia. El ciclista de Artà llega a Copenhague con confianza en sí mismo, pese a que los números de este curso ofrecen más dudas que otra cosa. Pero el Movistar Team no ha vacilado en demostrarle que es su hombre para el futuro, de ahí que esta misma semana haya ampliado su contrato hasta 2025. Con el futuro resuelto, Mas se centrará ahora en pelear por una plaza en el podio de París. A priori, el amarillo parece un duelo entre los dos eslovenos, pero queda un sitio en el «cajón» y no cabe duda de que él es uno de los candidatos a ocuparlo. Con un quinto y un sexto puesto consecutivos en 2020 y 2021 y dos segundos puestos en La Vuelta, Mas ha demostrado ser un corredor más que solvente para pelear este objetivo.

De Mas se suele decir que es un ciclista notable en todos los terrenos, pero no saca diferencias en ninguno. Y eso no tiene por qué ser cierto. Si hay algo en lo que Enric destaca es en su capacidad de resistencia. Por eso ha planificado esta temporada con especial atención a la exigente tercera semana del Tour. Los días decisivos donde la carrera se hace larga para muchos… y él busca estar a tope para dar el golpe.

El problema es que, en lo deportivo, su recorrido durante la temporada deja muchas incertidumbres. Las caídas no le han permitido siquiera evaluar su condición respecto a los que serán sus rivales. Así le pasó en el Dauphiné, con una dura caída en la quinta etapa que le dejó bastante tocado el hombro izquierdo y de la que no logró recuperarse, por lo que decidió no tomar la salida en el asalto final. Algo parecido le sucedió en la Tirreno-Adriático, allá por el mes de marzo. La única prueba que ha podido, al menos, disputar al completo ha sido la Vuelta al País Vasco, donde acabó noveno de la general.

Pero de esas dudas puede salir también una oportunidad. Ahora mismo, sus rivales tampoco saben en qué estado se encuentra Enric, porque no hay ninguna vara de medir válida a lo largo de la temporada. En realidad, su estado actual sólo lo conoce él. Si es capaz de librar las caídas de esa primera semana tan tensa y criminal en el Tour –con especial atención a la etapa del pavés–, que nadie dude de que estará en la pelea. A sus 27 años, va llegando a lo que se considera la edad de plenitud. O, lo que es lo mismo, la hora de la verdad.