Deportes

El Cholo rompe la ilusión y atiza al vestuario

En el fútbol hay algo mucho peor que perder partidos o encadenar empates que saben a derrotas: romper la ilusión de los aficionados. Pues eso es lo que está pasando en el Atlético y en un Metropolitano que ha pasado de ser un fortín a convertirse en una casa abierta de par en par de la que casi todos se llevan algo de la cocina o hasta el televisor del salón. Y para colmo, Simeone atizó la hoguera tras el tropiezo en su estadio ante el Valencia: «Algunos buscan culpables, otros eligen trabajar. Los que eligen trabajar se llevarán bien conmigo. Es momento para mirar quién se suma a este trabajo y quiénes se ponen de otro lado». Algo más que un dardo, toda una acusación a una parte de la plantilla rojiblanca. El Cholo atizó al vestuario.

Publicidad

Volvemos a las andadas La temporada anterior se produjo un cierto hastío de algunos jugadores cansados de Simeone y del profe Ortega. Hubo diáspora que obligó a reconstruir la plantilla atlética. Y a mí no me quita nadie la impresión de que eso se hizo con buen tino, a falta de algún detalle, como ese Rodrigo valencianista que no llegó al final, y quizá algún otro jugón que se añadiese en la media a Llorente y al mexicano Herrera. El pasado sábado, Parejo fue el amo del encuentro en un segundo tiempo magistral, golazo del empate incluido.

¡Ánimo Joao! El equipo rutilante de la pretemporada se está quedando en gaseosa, ha perdido chispa, al lesionado Joao Félix (una lástima, ánimo chaval) y la credibilidad del Cholo baja a borbotones. Se jugó un buen primer tiempo ante el Valencia, pero luego llegó el desorden. Simeone arriesgó y perdió haciendo los tres cambios cuando aún faltaban muchos minutos y podía haber algún percance que dejase al equipo con diez, como ocurrió. Se ha instalado un tic de años «amarrategui» que fue bien, pero ya no vale. Sí, se está perdiendo la ilusión...