Fútbol

El Neymar del otro lado del mundo

El brasileño Caio,rechazado de adolescente por los equipos brasileños, triunfó en Japón antes de meter al Al Ain en la final.

Caio es uno de los jugadores más importantes del rival de hoy del Madrid
Caio es uno de los jugadores más importantes del rival de hoy del Madrid

El brasileño Caio,rechazado de adolescente por los equipos brasileños, triunfó en Japón antes de meter al Al Ain en la final.

Caio soñaba con jugar una final de un Mundial de clubes con el Sao Paulo, porque nació en Brasil y porque siempre quiso ser futbolista. Hoy, sin embargo, va a estar en la final mientras que el Sao Paulo, el Corinthians y hasta el argentino River Plate, la van a observar con lejanía. Caio es un brasileño que juega en el Al Ain, un diestro que se mueve por la zona izquierda del centro del campo y que con su gol en las semifinales empató el encuentro contra el River. Después, en los penaltis, se rompieron todos los pronósticos que apuntaban a un duelo entre el Madrid y los campeones de la Libertadores.

A los futbolistas brasileños les cuesta abandonar su país o, más que dejarlo, lo que les cuesta es alejarse mucho y no volver de vez en cuando. O eso es lo que sucede con la gran mayoría de brasileños que pueblan las ligas europeas. Son jugadores fichados a precio de oro, buscados por los ricos europeos.

Caio está en el lado opuesto, en el del chico al que Sao Paulo, Palmeiras y Santos le dijeron que no tenía cualidades suficientes para jugar allí. No pasaba aún de 1,50 (ahora llega a 1,70) y no estaba entre los más destacados de su generación. La primera vez, el primer no, puede ser un error de quien te mide. El segundo aún puede ponerse en duda. El tercero es ya una confirmación. Caio iba a dejar el fútbol hasta que una escuela de Japón hizo una prueba en Brasil, en una localidad cercana a la casa de Caio. En cinco minutos, quizá los más decisivos de su vida «y dos toques de pelota» como reconocía en una entrevista a Espn, les convenció. Jugó más partidos con ellos y le invitaron a Japón, a estudiar y a jugar al fútbol. Su padre le empujó a aprovechar la oportunidad sin dudarlo. Su madre tuvo más dudas.

Pero él se marchó. No entendía nada. Sólo que cuando pasaba un profesor o un alumno mayor, tenía que bajar la cabeza; que no le perdonaban la impuntualidad y que tenía que fregar su baño. Cuenta que todos los días apuntaba una palabra nueva para aprender y pasado medio año ya podía manejarse. No fue fácil: «Veías aquellos peces crudos delante y otras cosas que parece que iban a moverse...», seguía contando en Espn. «Sólo comía arroz con ketchup y mayonesa, que me salvaban cuando no me gustaba la comida», decía.

Sin embargo, era su única oportunidad de ser futbolista y no la dejó pasar. Después de la escuela, hizo pruebas para el Kashima. Le ficharon y le fue bien. Los periódicos le llamaban el Neymar japonés. Estuvo dos años y medio hasta que le llegó la oferta del Al Ain.

Es verdad que el trato de la gente que tenía en Japón no se repite, pero la calidad de vida es superior. Y sobre, con el Al Ain le ha llegado la oportunidad de su vida: enfrentarse al Real Madrid, a Marcelo y a Casemiro, si éste tiene minutos, y que en Brasil descubran que él también es jugador de fútbol.