Deportes

Osama Bin Laden: el hincha del Arsenal que tenía himno propio en las gradas

El terrorista más famoso de todos los tiempos se enamoró de los “Gunners” y tenía su localidad habitual en la mítica zona llamada Clock End.

Bin Laden y su amor por el Arsenal
Bin Laden y su amor por el ArsenalTwitterLa Razon

“El futbol es corazón incluso para los que no lo tienen” afirmaban los aficionados de Arsenal cuando su club vetaba el 11 de noviembre de 2001 a Osama Bin Laden y le declaraba «persona non grata». Y es que el cerebro del mayor atentado terrorista de la historia, con el lanzamiento de sendos aviones cargados de pasajeros y de combustible contra las llamadas Torres Gemelas de Nueva York, también era un apasionado del fútbol y, en especial del Arsenal.

Su vida en Londres

El lazo entre el terrorista y los ‘gunners’ se remonta al año 1993, periodo en el que el fundador de Al-Qaeda recaló en la ciudad inglesa. Si bien por ese entonces Bin Laden ya era conocido por su radical forma de combatir las cosas en su país, en Inglaterra se sabía poco de él.

El flechazo entre el club inglés y Bin Laden se produjo en 1994. En aquella época Osama no era tan conocido mundialmente como, lamentablemente, lo fue a partir de 2001. Sin embargo, ya estaba en las listas de muchos centros de inteligencia de todo el mundo como sujeto a ser vigilado y, a ser posible, también capturado. En aquel año el ideólogo del 11S se encontraba viviendo en Londres, seguramente tramando algo nada bueno, y en sus ratos libres se dedicaba a ver los partidos de la Premier League por televisión, según cuenta Adam Robinson en el libro “Bin Laden: detrás de la máscara del terror”.

De todos los equipos que vio uno le llamó especialmente la atención: el Arsenal, del que se hizo hincha. Aquel conjunto destacaba por la lucha y coraje que derrochaba en cada uno de los encuentros que disputaba. Tanto fue así, que Bin Landen estaba tan embelesado con los “Gunners”, apodo que recibe el equipo londinense por sus orígenes en una fábrica de armas, que decidió ir a ver varios partidos al hoy ya demolido Highbury de esa temporada. En concreto, asistió a los encuentros que el club disputó ante el Torino y el PSG, por la Recopa europea de la temporada 1993-94.

Localidad en una zona mítica

Osama incluso transmitió a Abdullah, el mayor de sus 13 hijos, la pasión por el club inglés y le llegó a comprar en la tienda oficial de la entidad una camiseta del Arsenal que llevaba en la espalda el nombre de Ian Wright y el número ocho. Tal llegó a ser el fanatismo de padre e hijo por la escuadra inglesa que Bin Laden se planteó comprar el club, ya que veía que podía ser una buena manera para blanquear dinero, obtener beneficios y, cómo no, disfrutar en primera persona del equipo de sus amores.

Según Robinson, Osama bin Laden tenía su localidad habitual en la zona llamada Clock End, un rincón del estadio con mucho sabor, situado debajo del reloj que en su día hizo instalar Chapman. Un reloj de solo 45 minutos para que los seguidores pudieran ser conscientes de cuánto faltaba para el final de cada tiempo. (Ese reloj, una vez demolido Highbury, ha sido trasladado al nuevo Fly Emirates Stadium, donde ocupa un lugar de honor, ya que es es lo primero que se ve al traspasar la puerta principal, llamada precisamente Big Clock Entrance.)

Con himno propio

El terrorista incluso tuvo himno propio en las gradas. Con la música de la canción Volare, de Domenico Modugno,se creó el siguiente cántico: “¡Osama, oh, oh!. ¡Osama, oh, oh, oh, oh!. He comes from Taliban. He is an Arsenal Fan” (Viene de los talibanes. Es aficionado del Arsenal).

Pero no hay amor que dure 100 años, y poco después el 11-S la estrecha conexión del hincha con su club llegó a su fin.

Cuando ocurrieron los terribles atentados y gracias a que gran parte del planeta ya sabía que Osama era hincha del Arsenal por la biografía que había escrito Adam Robinson, el club salió rápidamente al paso al anunciar que el terrorista era persona non grata para el club y que nunca le volverían a permitir la entrada a su estadio. A pesar de ello, entre la hinchada de los londinenses se tomaron un poco a guasa el tema, pues siguieron cantando a Bin Laden, aunque cambiaron la letra de la canción: “Osama,oh, oh/Osama,oh, oh, oh, oh/ he supports the Arsenal/ he’s hiding near Kabul” (”Osama,oh, oh/Osama,oh, oh, oh, oh/Él apoya al Arsenal/ se esconde cerca de Kabul).

La vinculación de Osama Bin Laden con el fútbol ha sido objeto a los largo de los años de numerosas elucubraciones e incluso la revista Tiempo llegó a publicar un reportaje en el que afirmaba que el terrorista tenía dos grandes pasiones: las mujeres y el Real Madrid... pero esa ya es otra historia.