Ancelotti: «No ficharemos a nadie en enero para sustituir a Khedira»

El técnico italiano del Real Madrid, Carlo Ancelotti, durante la presentación de su libro 'Mi árbol de Navidad'
El técnico italiano del Real Madrid, Carlo Ancelotti, durante la presentación de su libro 'Mi árbol de Navidad'

Para un entrenador del Real Madrid no hay tiempo para el recuerdo y hacer balance o sacar conclusiones de lo que ha sido su carrera. O sí hay tiempo, pero es íntimo. Públicamente importa lo que va a suceder el próximo partido.

Para un entrenador del Real Madrid no hay tiempo para el recuerdo y hacer balance o sacar conclusiones de lo que ha sido su carrera. O sí hay tiempo, pero es íntimo. Públicamente importa lo que va a suceder el próximo partido. Ayer Carlo Ancelotti presentó «Mi árbol de Navidad» (La esfera de los libros), un libro sobre su paso por los diferentes banquillos, sus cambios de mentalidad y de sistemas o su forma de afrontar un partido o un entrenamiento. Cuenta cómo la tecnología ha cambiado su forma de trabajar o cómo aprendió enseguida a enfrentarse al posible fracaso y despido de un entrenador. Son lecciones para jóvenes entrenadores de un técnico prestigioso. Pero, en el Real Madrid, importa el ahora, no el ayer, importa quién va a sustituir a Khedira en el centro del campo para lo que resta de temporada. Si, por ejemplo, el club se plantea un fichaje para cubrir su ausencia: «No tenemos idea de cambiar, no lo planteamos. Hemos tenido mala suerte. Khedira es un jugador muy importante para nosotros, para el equilibrio del equipo. Fallando él necesitamos buscar otra solución. Estoy seguro de que vamos a arreglar esta ausencia, que es muy importante para nosotros», explicó ayer el entrenador.

Equilibrio es una palabra que ha repetido mucho Ancelotti desde que está en el Madrid y que también se escribe varias veces en su libro. Un sistema de juego debe ser eficaz, explica el técnico italiano, «y, por tanto: equilibrado, es decir, capaz de garantizar solidez en las dos fases de juego (posesión y no posesión del balón)». Khedira le daba eso desde el centro del campo del Madrid y considera que no tiene muchos futbolistas que le ofrezcan las mismas prestaciones: «Tenemos dos soluciones. Una es poner a un jugador que tenga unas características semejantes y otra, cambiar el sistema de juego. Debo poner un sistema donde los jugadores estén cómodos para jugar. Necesito pensar en esto. Tenemos jugadores que en este momento no han jugado tantos minutos pero que están en buenas condiciones», dijo el entrenador. Y pensó un momento: «Sobre todo, Casemiro». Era el nombre que estaba en boca de todos. Y Ancelotti ayer confirmó que es su apuesta para jugar junto a Xabi Alonso.

Descarta otras posibilidades. Por ejemplo, Isco: «Creo que en algún partido ha jugado a la izquierda en el centro del campo con tres. Para él es más cómodo jugar detrás de un delantero. Para poner a Isco en una posición más cómoda, es posible cambiar el sistema. Jugar con dos medios e Isco más adelantado». Cambiar el sistema es una posibilidad que podría suceder en algún partido, pero su primera opción es continuar con el 4-3-3, que tan buenos resultados le ha dado desde que optó por él. Quizá circunstancialmente varíe el dibujo, o si Casemiro no rinde como se espera. Aunque hay mucha confianza en él.

Lo que ha demostrado Ancelotti a lo largo de su exitosa carrera es su capacidad de adaptación a las circunstancias. Lo aprendió en la Juve de Zidane, cuando no sabía cómo adaptar su rígido 4-4-2 al mejor futbolista del mundo. Entrenando a su actual ayudante comprendió que son los jugadores los que hacen los equipos y los sistemas. Y también que pasan muchas cosas durante la temporada. «Cuando digo que ''los programas están hechos para ser modificados'' (una frase que mis colaboradores conocen de sobra) pretendo decir que la realidad puede cambiar la planificación», escribe en el libro que presentó ayer. Su plan era Khedira, pero la realidad le ha modificado sus planes.