Fútbol

La Champions y el techo de Simeone

El Atlético comienza contra el Oporto su camino en la Liga de Campeones, el reto que tiene pendiente el Cholo desde su llegada

Simeone, en el último entrenamiento del Atlético
Simeone, en el último entrenamiento del AtléticoAFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

El Atlético se ha acostumbrado ya a mirar a la cara al Real Madrid y al Barcelona. Ése era el gran logro de Simeone, se decía hace unos años, pero ahora incluso los mira desde arriba. Defiende el título en España y en Europa piensa en ganar, por fin, su primera Liga de Campeones.

Es el único título que le falta al Cholo con el Atlético. Lo ha ganado todo en España y casi en Europa. Pero la Champions es especial, es la competición que se le ha escapado dos veces en el último momento contra el Real Madrid y que ya se le escapó de la misma manera la primera vez en el 74 contra el Bayern.

Pero ahora el Atlético se refuerza con jugadores del Barcelona. Primero fue Luis Suárez y este año, Griezmann. Y la ilusión de ese título que nunca han conseguido sigue ahí, aunque Simeone no abandone su propuesta de ir «partido a partido». Aunque lo llame de otra manera. «Me centro más que nada en la competición, que es muy dura, muy fuerte y donde cualquier error se paga», advierte Simeone. Y añade: «No pienso más allá de este partido. El camino se hace andando y empieza contra el Oporto».

Pero el Atlético tiene argumentos para pensar en algo grande. La competencia en la plantilla es cada vez mayor. El ejemplo es el regreso de Griezmann en el último momento del mercado. «Antoine potencia el grupo, el equipo», reconoce José María Giménez. «Que crezca la competencia entre nosotros te hace esforzarte muchísimo más y creo que tenemos un gran plantel», añade.

El ejemplo de esa competencia es el uruguayo. Jugó casi íntegramente los tres primeros partidos de Liga, pero fue suplente contra el Espanyol en el último compromiso de los rojiblancos y no disputó ni un minuto. Simeone lo necesita para el estreno en la Liga de Campeones contra el Oporto ante la ausencia de Savic, sancionado para cuatro partidos después de su expulsión contra el Chelsea la pasada temporada.

El secreto para el éxito ahora que la calidad de la plantilla se iguala y cuesta más distinguir entre titulares y suplentes es «poner el grupo por delante de todo», dice Giménez. «Sabemos que hay muchísimos partidos en el año y que todos los jugadores son muy importantes. Hay que crecer y para crecer hay que estar todos bien, teniendo el grupo por delante y aportando desde donde nos toque al máximo para poder conseguir cosas importantes», afirma. «Tenemos un gran grupo con muchos nombres, pero tenemos que conseguir que por encima de los nombres esté el equipo».

Simeone ahora puede elegir, pero eso no le hace sentirse más responsabilizado en sus decisiones. «Se me juzgaba desde el primer día que llegué... ¿por qué no se me va a juzgar ahora? La crítica y la opinión tienen que estar. No tengo compromiso absolutamente con nadie», dice.

Tampoco ha variado su manera de comportarse para elegir a los futbolistas. «No he variado mucho en mis formas. Siempre me he tomado tiempo para pensar. Con la plantilla que tengamos, siempre me manejo de la misma manera», dice. Y la alineación se la guarda hasta el último momento.