Fútbol

Con Joao Félix todo es más sencillo

Dos goles del portugués y uno de Lemar firman el triunfo de los rojiblancos ante el Betis, que llegó a empatar a uno por medio de Tello

Joao Félix protesta una acción al árbitro
Joao Félix protesta una acción al árbitro FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

El Atlético mejora, avanza y ya se acopla en los lugares que le corresponden, los que dan acceso a la Liga de Campeones. Lleva tres victorias consecutivas en Liga, aunque no es capaz de evitar el sufrimiento. El equipo de Simeone no encuentra la continuidad. En los partidos pasa por momentos de euforia y de depresión y cuando está abajo puede perder todo lo que ha ganado antes.

El gol de Joao Félix en el primer minuto anunciaba un partido cómodo, como la última salida a Pamplona. El Betis estaba cansado, con resaca emocional y de la otra después de clasificarse el jueves para la final de Copa, con cambios en la alineación y con la ilusión de ganar un título por otro lado.

Pero no se rindió. Y llegó a igualar un partido que le había nacido torcido. Al Atlético le faltaban Kondogbia y Savic para poder repetir la alineación que ha hecho que Simeone vuelva a confiar en su equipo en los últimos partidos. Y echaba de menos especialmente al centrocampista, que dejaba su sitio a De Paul. El argentino apareció en el comienzo de la temporada como el jugador que debía marcar la diferencia en el centro del campo y ahora parece devorado por la vulgaridad.

Aunque todo es discutible. Y Herrera, el mejor centrocampista que tiene el Atlético en este momento fue el que perdió la pelota en el gol del empate del Betis y De Paul quien comenzó la jugada que remató Joao Félix para volver a poner por delante a su equipo.

El mexicano se enredó en el borde del área de Oblak y se vio sorprendido por la presión de Sabaly y la pelota le llegó a Tello para golpear a la primera con el pie izquierdo camino del empate.

El Atlético pagaba sus dudas, su falta de fe y las lesiones de Vrsaljko y Correa, que habían trastornado los planes de Simeone y le habían obligado a hacer dos cambios antes del descanso. El argentino había dado el pase a Joao Félix para el primer gol. Y Vrsaljko es el úinico lateral derecho que le queda. El Betis también había perdido a Guardado por una lesión muscular y se quedó sin lateral izquierdo. El partido quedaba equilibrado por ese costado.

Y De Paul, que parecía no enterase de nada en la primera parte,. comenzó la jugada del segundo gol del Atlético con un pase para la carrera de Llorente, que terminó con un pase que sólo necesitó que Joao Félix la empujara para ser gol.

El segundo tanto del portugués devolvió la euforia al Atlético, que se sintió libre para correr y amenazar la portería de Claudio Bravo. De Paul repitió un pase en profundidad que estuvo cerca de valer el tercero para Joao Félix.

Sólo tuvo que esperar un poco el Atlético para conseguirlo, en una jugada de Griezmann, que mostró todas las debilidades de Víctor Ruiz en la banda. El central bético ya había sido decisivo en el primer gol y, fuera de sitio, no pudo evitar que Griezmann se le escapara. Llegó hasta la línea de fondo, levantó la cabeza y vio la llegada de Lemar, que encontró sin dificultad el hueco para marcar el tercero de su equipo.

El Atlético se mueve entre la inestabilidad pero poco a poco va encontrando el equilibrio. Los tiempos de oscuridad en los partidos se le hacen eternos, pero entonces es cuando aparece Oblak. El portero esloveno apareció para hacer dos paradas a Tello en la misma jugada y una más en un córner que Joaquín mandó directo a portería para salvar a su equipo.

Esa es una de las diferencias con el equipo que andaba por los campos no hace tanto. La defensa sigue siendo un agujero negro en las jugadas a balón parado, pero Oblak vuelve a responder. Y las piernas de Llorente vuelven a ser las más rápidas sobre el césped. El Atlético ya se va pareciendo al Atlético de siempre.