Champions League

Benzema y Ribéry, absueltos

Fin del calvario. Los futbolistas franceses Karim Benzema y Frank Ribéry ya pueden respirar aliviados. Ayer el Tribunal correccional de París decidió absolverlos en el llamado «caso Zahia» en el que ambos figuraban acusados de haber recurrido a los servicios de una prostituta menor de edad. La Corte resolvió a su favor aduciendo que los incriminados no podían conocer los años de Zahia, puesto que ella misma solía negarlo en sus relaciones tarifadas. Sólo Ribéry ha reconocido haberse acostado con la susodicha en dos ocasiones a lo largo de 2009, a la que habría remunerado sólo la primera vez, a razón de 700 euros el servicio. El futbolista del Bayern de Múnich no estaba presente en la audiencia, como tampoco Benzema ni la «escort girl», pero su abogado se felicitó por la decisión. «Estamos muy contentos de que haya acabado bien y con esta absolución Ribéry puede pasar página», declaró Carlo-Alberto Brussa.

«Salvar el hogar»

El jugador del Real Madrid, al contrario que su compatriota, siempre ha negado la relación que se le atribuye con la prostituta, hoy convertida en empresaria y «respetada» diseñadora de lencería de alta costura y alto voltaje. Su encuentro se remontaría a 2008 en un hotel parisién a cambio de 500 euros. Pero Karim Benzema, que según su letrado «desde el principio protestó de manera clara», desmiente todo contacto con la meretriz. Los hechos saltaron a la luz apenas unos meses antes del Mundial de Suráfrica, en 2010, y desde entonces el escándalo no sólo ha creado gran expectación mediática, sino que ha dejado huella en la moral de ambos jugadores. «Está claro que le ha hecho daño, pero es alguien sólido», destacaba ayer el abogado de Benzema, que asegura sin embargo que la imagen del madridista no se habría visto empañada. Un poco más la de Ribéry, que estaba casado y que ha contemplado cómo durante la vista diferentes testigos narraron detalles sobre la orgía que mantuvo en Múnich en la que participó su cuñado, pero su abogado afirmó que ha conseguido «salvar su hogar».

La Justicia fue menos clemente con los otros seis acusados. El Tribunal condenó por organización de una trama de prostitución a los responsables del Zaman Café, establecimiento aledaño a los Campos Elíseos, con penas de 18 y 12 meses de prisión y multas de hasta 20.000 euros. Sin embargo, el cuñado de Ribéry también resultó absuelto.