Golazo de Bale y derrota en los penaltis para empezar

Ancelotti dio oportunidades a los canteranos. El Madrid no pudo aguantar la ventaja del tanto inicial del galés y el Inter fue mejor desde los once metros.

Tomaba contacto el Real Madrid con la pelota y llegaba Bale con hambre atrasada, como si quisiera recuperar la pretemporada que se perdió el año pasado. Todo pasaba por sus pies. O por su cabeza, como la primera ocasión del partido. Un remate de cabeza, lejano y llovido, que golpeó en el larguero de la portería de Handanovic. Era un aviso de lo que vendría después. Un disparo desde fuera del área que despistó al guardameta del Inter con un efecto de dentro hacia fuera que hizo ridículo el pasito que había dado hacia el centro de la portería.

Bale era una de las pocas atracciones del primer equipo que ofrecía Ancelotti a los aficionados estadounidenses. El equipo lo completaba una colección de canteranos con muchas ganas y bastante fútbol que ofrecer. Como Lucas, que puso en la cabeza de Bale aquel remate que Bale estrelló en el larguero. O Álvaro Medrán, un mediocentro que manejaba el centro del campo al lado de Illarramendi.

Los canteranos tenían la ilusión, pero el entorno no ayudaba. El equipo era el Castilla reforzado y el campo, seco y medio calvo, no generaba confianza en los controles. El rival, un Inter camino de recuperar la identidad que no hace tanto le llevó a ser campeón de Europa, tampoco ayudaba.

Buscaba el Madrid el triunfo, méritos que añadir al juego de los jóvenes y el equipo dominó el partido hasta que llegó el descanso. Comenzó entonces la sucesión de cambios. Ancelotti quiso guardar a los mejores. Se quedó Bale en el banquillo. Y con él, Diego López. Después se marchó también Pepe para que saliera Derik.

El Madrid perdía experiencia, pero conservaba la inercia de tratar bien a la pelota con la entrada de Marcos Llorente, el hijo de Paco, el sobrino-nieto de Gento. También Omar Mascarell, un canterano del que Ancelotti espera ayuda para el primer equipo esta temporada. Pero le faltaban los goles por arriba. De Tomás era el delantero titular y le sustituyó Sobrino en la segunda parte a la espera de que las estrellas se incorporen de las vacaciones. Nacho acabó luciendo el brazalete de capitán.

El Inter, que busca en las sombras motivos para la esperanza, se vino arriba. Comenzó Ranocchia a no tomarse el partido como un amistoso con una patada fuera de lugar. Respondió Carvajal, con una patada por detrás a Dodó, que estaba ya enfadado por una entrada anterior de Medrán. El Inter encontró el empate en un penalti de Sobrino a Nemanja Vidic, un central sobrevalorado en sus mejores momentos en el Manchester United, que ha llegado al Inter para apurar los últimos años de buenos contratos a la espera de la jubilación. Se marchó Icardi a los once metros y marcó al estilo Panenka.

Jesús, que había sustituido a Diego López en el descanso, no tuvo respuesta, pero se animó después. Primero con un despeje a córner en un remate desde lejos de M'Vila. Más tarde, con dos paradas en la misma jugada. La última, en un remate de Andreolli que sólo se imaginaba el gol.

No hubo más goles y los dos equipos se tuvieron que jugar el premio de un punto más para la clasificación final del torneo. Icardi, otra vez, se encargó de dárselo al Inter.

Ficha técnica

1. Real Madrid: Diego López (Jesús, min 46); Carvajal, Pepe (Derik, min 67), Nacho, Diego Llorente; Illarramendi, Medrán (Mascarell, min 70), Isco, Bale (Marcos Llorente, min 46), Lucas y De Tomás (Sobrino, min 52).

1. Inter de Milán: Handanovic (Carrizo, min 63); Ranocchia (Andreolli, min 63), Vidic, Juan Jesús; D'Ambrossio (Bonazzolli, min 89), Dodó (Nagamoto, min 78); Jonathan, Kuzmanovic (M'Vila, min 62), Obi (Khrkin, min 78); Icardi y Botta (Laxaltt, min 78).

1-0 Bale (min 9). 1-1 Icardi (min 68)

Penaltis: Isco (Falla). Vidic (0-1). Lucas (1-1). Nagatomo (Falla). Nacho (2-1). M'Vila (Falla). Illarramendi (Falla). Juan Jesús (2-2). Mascarell (Falla). Icardi (3-2).