Real Madrid

La paz llegó al madridismo

La Razón
La RazónLa Razón

Madrid- A mediados de agosto, los aficionados del Real Madrid tenían ya muchas ganas de presenciar al nuevo equipo de Carlo Ancelotti. El estadio casi se llenó, pese al agobiante calor que hacía y pese a que muchos socios aún están de vacaciones. Nada de eso pudo con la ilusión de ver el primer encuentro de un año que promete mucho y que ha llevado la paz y la calma al estadio. Las vacaciones han sentado bien al estado de ánimo de los hinchas, que ya no buscan la guerra cuando se dicen los nombres de los futbolistas. Todos están unidos, con todos los jugadores. Se hecho tabla rasa. El «speaker» anunció a Diego López y hubo una ovación; cuando dijo el nombre de Iker Casillas, se repitió un gran aplauso, que fue igual de intenso cuando se oyó: «Ancelotti». El entrenador italiano, de etraje oscuro, salió un par de veces del banquillo con el empate a cero, pero después estuvo más tiempo de pie, e incluso protestando algunas faltas en contra del Real Madrid. A su lado, Zinedine Zidane, con el mismo traje y corbata oscuros que el técnico, daba ánimos a los futbolistas cuando peor pintaron las cosas amte el Real Betis. El estadio se tomó casi todo con bastante calma. No es pronto para entusiasmarse, pero sí lo es para enfadarse. Se cree en lo que se está haciendo, se sabe que se necesita tiempo para que la teoría de juego ofensivo que quiere practicar el Madrid, se lleve a la perfección sobre el césped. Por eso hubo un silencio unánime cuando marcó el Betis, pero nada de reproches. Después de una temporada tormentosa y cargada de acusaciones entre el madridismo, la paz parece haberse instalado en las gradas del Santiago Bernabéu.