Fútbol

Los dos claros mensajes de Ancelotti en la victoria del Real Madrid en Almería en LaLiga

El entrenador italiano dejó muy claro en el primer encuentro de la competición que va a repartir minutos y abre la puerta de salida a Asensio antes de septiembre

Aurelien Tchouameni, en el Almería-Real Madrid de LaLIga
Aurelien Tchouameni, en el Almería-Real Madrid de LaLIga FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Vinicius puede explicar a los jugadores con menos años y minutos en el Real Madrid lo que es escalar hasta que por fin convences a todo el mundo. El brasileño empezó en el Castilla porque Lopetegui no le veía hecho, después Solari confió en él, mientras que Zidane nunca dejó de dudar. Y las críticas no tuvieron en cuenta ni su edad ni su poca experiencia en el fútbol. Se le juzgó sin matices, lloró en el campo y ahora es uno de los futbolistas más decisivos del mundo.

Esa historia se la tiene que aprende Tchouameni, que desde ya sabe a qué se enfrenta en el conjunto blanco: Ni un día de prueba. Junto a Camavinga fue titular en el centro del campo y no estuvieron especialmente brillantes. «No han mostrado la calidad que tienen, la que vemos en los entrenamientos. Esta camiseta pesa, es normal, son muy jóvenes. Es un precio que hay que pagar y que lo hacemos con gusto. He quitado a Camavinga porque tenía tarjeta y no queríamos quedarnos con 10», explicó Ancelotti después de la victoria contra el Almería.

Sólo hay un modo de que los que no tienen experiencia la cojan; y es jugando. Ancelotti asegura que esta temporada va a promover las rotaciones y el partido contra el Almería es la prueba. Las necesita porque el calendario hasta el Mundial es más apretado que nunca: por ejemplo, los seis encuentros de grupos de la Champions se disputan en apenas dos meses y a partir de septiembre, el único descanso llega el fin de semana del 24 y 25 cuando hay partidos de selecciones, que con el Mundial tan cerca, tampoco va a ser mucho descanso porque todos los futbolistas van a querer hacerlo lo mejor posible para entrar en la última convocatoria.

Por eso Ancelotti está dispuesta a correr ciertos riesgos con los jóvenes. Vinicius es el ejemplo de que con confianza, puede prosperar. Se vio también con Camavinga, que cuando tuvo minutos en los partidos importantes de la temporada pasada dio la cara. El técnico quiere que vayan cogiendo peso en el equipo porque los veteranos necesitan un relevo este curso, pero también en los próximos años. y el gasto del club en los jóvenes se ha hecho pensando en el futuro: «Los jóvenes no han jugado como suelen hacerlo, pero estoy contento con ellos. El partido de hoy lo han pagado a nivel emocional, no han hecho nada malo, pero pueden hacerlo mejor. A Camavinga le he quitado porque tenía tarjeta y arriesgar era un peligro», continuaba el entrenador italiano.

Que los jóvenes jugasen fue un mensaje a todos: va a haber que repartir minutos. Hubo más mensajes en el partido contra el Almería. Por ejemplo a Asensio, que como en la Supercopa, no jugó: «Es jugador del Madrid así le considero y si merece jugar, lo hará. Es un jugador importante y tenemos que esperar hasta el día 31 a ver qué pasa y qué decide».