Fútbol

Ancelotti elige a Rodrygo

El técnico del Real Madrid quiere que el brasileño dé un paso adelante y ocupe más espacio ante la posible salida de Asensio. «Si se va Marco no habrá fichajes», insiste Carlo

Rodrygo Goes, en el último entrenamiento del Real Madrid antes de visitar al Espanyol
Rodrygo Goes, en el último entrenamiento del Real Madrid antes de visitar al Espanyol FOTO: AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

Carlo Ancelotti no sabe si cuando se cierre el mercado el 1 de septiembre Marco Asensio estará en la plantilla del Real Madrid. Lo que sí tiene clarísimo el técnico italiano es que esta temporada debe ser la del gran salto de Rodrygo Goes, al que ayer, antes del partido de hoy ante el Espanyol, le prometió más minutos, más protagonismo y más partidos como titular. El brasileño ha estado lesionado, pero ya está disponible y Ancelotti quiere que de un paso adelante. Que no se encasille en el papel de revulsivo que tan bien interpretó el curso pasado, cuando aparecía desde el banquillo para cambiar el panorama. Lo hizo en varias remontadas decisivas, tanto para ganar la Liga, en el Sánchez Pizjuán ante el Sevilla, por ejemplo, marcando el primer gol y dando la asistencia del tercero; como en la Champions, donde para la historia ya queda su tanto al Chelsea tras un pase magnífico de Modric en busca del tiempo extra en el Bernabéu.

«Va a tener un papel más importante, seguro. El año pasado marcó la diferencia entrando desde el banquillo y ahora va a empezar más partidos desde el comienzo», explicaba Ancelotti, que tiene pensadas varias opciones para el brasileño, no sólo como extremo derecho. «Puede jugar por la derecha o también reemplazar a Vinicius en algunos encuentros por la izquierda. Puede jugar también junto a Benzema o como punta en solitario. Es un delantero completo y para él puede ser un año importante», seguía el entrenador, que tiene bastante definida su jerarquía en los puestos de ataque. Rodrygo está, según sus palabras, por delante de Eden Hazard, y muy por delante de Mariano y de Marco Asensio, que tiene la libertad para decidir su futuro. Sea cual sea el desenlace, parece que el técnico blanco no tiene problema. «No sé nada nuevo, está evaluando su condición y nosotros estamos esperando. El día 2 todo estará aclarado y si se queda va a ser un jugador importante de nuestra plantilla. Si hay buenas opciones para él y para el club se puede evaluar. El año pasado aportó mucho y si se queda puede ser lo mismo», decía Ancelotti, que deja la puerta abierta de manera clara para el balear. «Estamos listos para todas las opciones, si se queda, encantado y si quiere salir tenemos que respetarlo», continuaba.

Parece que el cuerpo técnico del Madrid quiere que ese rol de tercer goleador por detrás de Benzema y Vinicius sea para Rodrygo. El curso pasado ya hizo goles importantes, pero ahora se le pide que se haga un poquito más «mayor», que siga los pasos de Vini, que ha crecido mucho en los últimos cursos. Rodrygo es algo más tímido dentro y fuera del campo y ha necesitado algo más de tiempo pero en el Madrid creen ciegamente en que la apuesta salga tan redonda como en el caso de su compatriota y compañero de delantera.

Por esa confianza que hay en los que están, Ancelotti volvió a recordar ayer que no están previstas más incorporaciones, tanto si hay salidas como si finalmente no se produce ninguna. «Creo que es una plantilla con muchos recursos y si Marco sale no vamos a fichar a nadie porque no lo necesitamos», explicaba Carletto, que está feliz con lo que tiene y además se va a quedar con Ceballos. Con él ya no hay ninguna duda, va a seguir porque el chico está cómodo con lo que el entrenador le ha prometido. «No ha jugado mucho porque ha habido un partido por semana, pero después del Betis habrá partido cada tres días y va a tener más minutos porque lo merece», decía Ancelotti sobre el centrocampista que sin Casemiro puede encontrar más huecos.

La Liga pasada, el Madrid perdió su primer partido ante el Espanyol, en el escenario que visita esta noche. Fue una función gris de Modric, sustituido en la segunda parte, de las pocas que se le recuerdan al croata, que cumple justo diez años vestido de blanco. «Lo veo fresco y muy motivado, creo que va a seguir así», opinaba Ancelotti de su estrella.