Nueva gran oportunidad de Marc Márquez para recuperar terreno

Marc Máquez celebraba la victoria el pasado domingo en el Circuito de las Américas
Marc Máquez celebraba la victoria el pasado domingo en el Circuito de las Américas

El piloto de Repsol y doble campeón del mundo consecutivo de MotoGP llega al GP de Argentina en tercera posición del campeonato solo superado por los italianos Rossi y Doviciioso.

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) se encuentra este fin de semana ante una gran oportunidad de recuperar terreno en el Gran Premio de Argentina que tendrá por escenario el nuevo circuito de Termas de Río Hondo, donde el pasado año ya logró la victoria.

El piloto de Repsol y doble campeón del mundo consecutivo de MotoGP llega a Termas de Río Hondo en tercera posición del campeonato solo superado por los italianos Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1) y Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP15), si bien entre todos ellos apenas hay cinco puntos de diferencia.

Además, el nuevo trazado de Termas de Río Hondo quedó demostrado ya el pasado año que se adapta muy bien a las características de las Honda RC 213 V, pues si Marc Márquez se adjudicó la victoria, su compañero de equipo Dani Pedrosa, que se encuentra todavía en período de recuperación de sus problemas físicos, logró la segunda posición.

Pedrosa tuvo que ser intervenido tras el Gran Premio de Catar por el traumatólogo madrileño Ángel Villamor en la Clínica Iqtra de los problemas que le ocasionaba el "síndrome compartimental"que sufría en su brazo derecho y no se espera su recuperación total hasta el Gran Premio de España que se dispute en el circuito de Jerez el primer fin de semana de mayo.

Marc Márquez encadenó el pasado año diez victorias consecutivas y la de Argentina representó la tercera de ellas, si bien en la presente temporada el error que cometió en el primer giro de Catar le impidió pelear por el triunfo y ese es ahora el único objetivo del piloto de Repsol Honda, recuperar cuanto antes la desventaja con la que cuenta frente a Rossi y Dovizioso.

Tanto Rossi, a pesar de su veteranía, como Andrea Dovizioso, por la juventud técnica de su nueva Ducati Desmosedici, han demostrado ser unos claros aspirantes a luchar por el podio en cada gran premio y ese, obviamente, será el objetivo en Argentina.

Valentino Rossi continúa siendo un valor seguro y sólo las limitaciones técnicas de su Yamaha en determinados trazados le impiden luchar de tú a tú con Marc Márquez, por lo que en Termas de Río Hondo deberá sacar a relucir todo su potencial de piloto para enjugar las diferencias que existen en esa pista entre ambas motos.

En el caso de Andrea Dovizioso, él mismo reconoció tras la prueba de Austin que a su Ducati apenas la falta una "pizca"para dar el salto de calidad que le permita batir a las Honda y las Yamaha, aunque ese salto no se podrá producir hasta la llegada de las carreras europeas, puesto que todos los equipos llegan a Argentina exactamente con el mismo material del que dispusieron en la primera de las carreras en Estados Unidos.

Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) ha conseguido protagonizar un inicio de temporada, a pesar de los inconvenientes de las primeras carreras -deficiencias en el caso en Catar y una bronquitis en Austin-, mucho mejor que la del pasado año, por lo que Termas de Río Hondo debe ser el escenario para dar un paso más y acercarse a sus rivales.

En el caso de Pol Espargaró (Yamaha YZR M1) el percance en el que se vio involucrado en Austin por culpa del británico Scott Redding (Honda RC 213 V), aparte del consiguiente cruce de palabras entre ambos vía "twitter"le dejó con un tremendo mal sabor de boca del que con total certeza se querrá resarcir en Argentina.

Los pilotos de Suzuki, los españoles Aleix Espargaró y Maverick Viñales son de los que también están rindiendo a un nivel mucho más alto de lo que se esperaba con las nuevas motos, por lo que en su caso el camino a seguir debe ser el mismo para mantener o mejorar la octava y undécima posición que ocupan en la tabla del campeonato.

La defensa tiene que ser también el objetivo de Héctor Barberá, que es el primer piloto de la categoría "Open"al manillar de su Ducati Desmosedici GP14 y en Argentina todo pasará por continuar manteniendo el mismo estatus en una moto que cada vez se conoce mejor y que todavía puede mejorar notablemente.

Para Álvaro Bautista el punto conseguido en Austin no es el objetivo, así lo reconoce el piloto de Talavera de la Reina, quien continúa asegurando que hay mucho trabajo por delante con la Aprilia RS-GP y que en su caso hay que seguir acumulando información para cuando lleguen las carreras de Europa los ingenieros de la marca italiana puedan trabajar en la fábrica con ella y así evolucionar tanto la mecánica como la electrónica. (Efe)