España importará esta campaña tanto cereal como produce

La mala cosecha aumenta las compras en el exterior. Las cifras son similares a las del periodo 2017-2018 por la sequía y la climatología

La producción de cereales se ha visto afectada por la climatología
La producción de cereales se ha visto afectada por la climatología

Las importaciones españolas de cereales serán similares a la producción y oscilarán entre los 18 y los 19 millones de toneladas durante la actual campaña de comercialización 2019-20, según el primer balance que ha hecho público el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

La disminución de la cosecha de estas mercancías, que se quedará en 18,9 millones de toneladas, provocará un incremento de las compras en el exterior, que superarán por poco los 18 millones de toneladas. Se trata de una cifra muy similar a la de la campaña 2017-18, cuando también hubo una mala cosecha por la sequía y la mala climatología, y durante la que se importaron 18,8 millones de toneladas y se obtuvo una cosecha de poco más de 16 millones de toneladas. Según el citado balance oficial, aumentarán de forma notable las importaciones de trigo blando, que podrían llegar hasta los 5,8 millones de toneladas, frente a los 3,7 millones de la campaña anterior.

También aumentarán las compras de maíz en los mercados exteriores, hasta 10,5 millones de toneladas, que a lo largo de la última campaña de comercialización se situaron en 9,3 millones de toneladas. Las últimas previsiones de cosecha sitúan la producción total en 18,9 millones de toneladas, frente a los 23,5 de la campaña de comercialización 2018-19; a esa cantidad hay que añadir las existencias iniciales de de 4,4 millones de toneladas y otros 18,06 millones correspondientes a las importaciones, lo que da unas disponibilidades de 41,4 millones de toneladas. El consumo interno ascenderá a 37 millones, de los que 27,6 se destinarán a alimentación animal y 5 millones a alimentación humana y 3,1 a usos industriales.

Finalmente, se calculan unas exportaciones de casi un millón de toneladas y quedarán unas existencias a final de campaña de 3,5 millones de toneladas. Del total de la producción de esta campaña cinco millones corresponderán a trigo blando; 738.800 toneladas serán de trigo duro y 7,3 millones a la cebada. De maíz se espera recoger, ya que todavía no han finalizado las siegas, 4,1 millones de toneladas; la cosecha de centeno se quedará en 242.000 mientras la de avena llegará a 811.000 y la de triticale alcanzará las 591.000 toneladas.

Por otro lado, el Consejo Internacional de Cereales (CIC) ha revisado al alza en 5 millones de toneladas su estimación anterior de producción mundial de grano para la presente campaña de comercialización 2019-20, que se eleva ahora a 2.162 millones de toneladas. Este incremento se debe al aumento de la previsión de cosecha de maíz que ha elevado hasta 1.103 millones de toneladas. A pesar de ello, la producción mundial de este último cereal será más corta que la obtenida en 2018-19. De trigo se espera obtener 762 millones de toneladas mientras que la de cebada rondará los 155 millones. La previsión de consumo de cereales alcanzará un récord y llegará hasta 2.188 millones de toneladas, manteniéndose la tendencia al alza.