¿Qué documentos necesita para vender su vivienda?

La mayoría ya los tiene o son fáciles de conseguir pero algunos pueden llevarle unos días de papeleo

¿Está pensando en vender su vivienda?, ¿tiene previsto hacerlo a corto plazo? Pues sepa que, aunque no es un proceso complicado, sí que hay una serie de trámites que tiene que llevar a cabo previamente.

Para empezar, necesitará una serie de documentos para poder llevar a cabo el proceso de compraventa, lo cual le llevará un periodo de tiempo nada baladí. Según informa el comparador financiero helpmycash, algunos papeleos son imprescindibles, como es el caso de la nota simple.

Este es uno de los primeros trámites que debemos llevar a cabo y es obligatorio si acudimos a un profesional de la tasación para que nos ayude a fijar el precio de venta. La nota simple no es más que una nota informativa emitida por el Registro de la Propiedad que aporta datos fundamentales de la vivienda como la descripción de la casa, la titularidad y si está libre de cargas o deudas, un detalle fundamental para que el tasador pueda llevar a cabo su trabajo.

¿Qué hay que hacer para conseguir la nota simple? Pues hay que entrar en la web oficial del Colegio de Registradores de la Propiedad y hacer la solicitud por un precio de 9,02 euros. Suele estar disponible en el plazo de una semana y nos será enviada por email.

Según informa helpmycash, también existen algunas webs que nos pueden emitir la nota en pocos días aunque el trámite nos costará un poco más: entre unos 20 euros o unos 30 euros, aproximadamente.

El Certificado energético

Otro documento imprescindible es el certificado energético, un documento que nos da información objetiva sobre el consumo de energía que tiene una vivienda. Debe ser realizado por un profesional capacitado que deberá visitar el piso para elaborar un informe y gestionar la respectiva etiqueta energética del inmueble.

La calificación obtenida por el piso repercutirá en el coste de las facturas de suministros que tendrá que asumir, en el caso de comprar el inmueble.

Además, por ley es obligatorio indicar la calificación energética que tiene la vivienda en la promoción de la venta. Por lo que será necesario realizar este trámite antes de publicar nuestros anuncios en los portales inmobiliarios. De lo contrario, podríamos recibir una multa por parte de la administración que oscila entre los 300 euros y los 600 euros.

Paralelamente, será necesario aportar el título de propiedad del piso, es decir, la escritura de compraventa de la vivienda.

Si el piso tiene aún hipoteca, deberá informar al comprador y certificar la deuda pendiente. Hay que realizar la cancelación y sus gastos para que el nuevo comprador pueda inscribir la vivienda a su nombre, operación que se puede hacer en el mismo instante de la compraventa en la notaría. En el caso de que haya terminado de pagar la hipoteca, será necesario aportar el documento que acredite que ha llevado a cabo la cancelación registral.

Además, deberá tener pagados el Impuesto de Bienes Inmuebles del municipio en el que se encuentre el piso de los últimos años y estar al corriente de pago.

Igualmente, deberá estar al día en las cuotas de su Comunidad de Vecinos, algo que puede acreditar con un certificado que le puede facilitar la gestoría o la propia comunidad.

Para agilizar los trámites, también puede aportar al comprador los contratos o comprobantes de pago de los suministros de la vivienda (luz, gas, agua, telefonía...).